Tabs

domingo, 21 de febrero de 2010

Mi mejor media maratón

Llevo corriendo esporádicamente bastantes años, pero demasiado esporádicamente... En determinadas épocas, salía una vez por semana a correr unos 6 kilómetros, normalmente sábado o domingo. Después de una operación de rodilla, en la que me cosieron una fisura en el tendón rotuliano, estuve corriendo un par de veces por semana y haciendo ejercicios de pierna en un gimnasio. Algunos veranos a veces aprovechaba para salir tres tardes por semana a correr. Pero nunca llegué a mantener un ritmo constante.

Hace algo menos de dos años que estoy empezando a hacerlo con regularidad y sacrificándome para hacerlo. Levantarse a las 5:30 de la mañana duele, la verdad, pero empiezo a ver resultados y eso anima bastante.

Y lo que sí que tengo claro es que, en todos estos años, nunca había ido a correr ningún día tan motivado como hoy.

Desde que empecé a correr siempre había mantenido unos resultados parecidos o había ido mejorando poco a poco. Creo que el momento en el que más fuerte he estado ha sido a finales del año pasado. En la Cursa de la Mercè, en septiembre, casi bajé de los 45 minutos en 10Km. Conseguí bajarlos poco después en la Cursa de El Clot, y en la de La Sagrera hice mis mejores 10Km, en 42:13. Poco después hice mi primera media maratón, en Vilanova, con 1:36:44.

Pero a partir de ese día las cosas no fueron tan bien... En la Sant Silvestre de Masnou hice una carrera muy mala, con una salida accidentada y sin saber mantener un buen ritmo. La Sant Silvestre de Barcelona fue mejor, mi segunda mejor marca, pero después llegó el fiasco de las medias de Sitges y Terrasa, y los 10Km de Sant Antoni en los que acabé bastante lejos de mis mejores tiempos. En Sitges corrí muy mal, no supe dosificarme. En Terrassa fue mejor pero también me quedé sin fuelle en el Km 17, y los tres kilómetros de subida continua no los supe dosificar. Y creo que en Sant Antoni pagué por todos mis pecados de las dos medias anteriores... :)

Así que decidí que esto no podía ser, y me animé a pensar un poco más que si corro es por hacer deporte, y eso es algo muy serio que se debe hacer con cabeza. Intenté buscar opiniones más expertas que mi cabezonería, hacer un pequeño plan de entrenamiento y probar a tomármelo más en serio. No quiero decir que antes corriera en broma, pero sí que no lo hacía con la preparación suficiente y que pensaba que simplemente se trataba de correr todo lo que se pudiera y nada más.

Tras dos semanas de entrenamiento serio, hoy llegó el día de probar todo lo asimilado. Fui el día anterior a recoger el dorsal, para evitar sorpresas, y gracias a eso llegué con tiempo suficiente. Me levanté a las 5:40, desayuné mi plato de pasta, zumo de naranja, galletas y café, pude hacer un primer punto 8 y me fui para Gavá. Por el camino se estaba gestando un nuevo punto 8, bastante más contundente que el de casa... Había un baño que ya tenía fichado desde el día anterior, aunque mi sorpresa fue comprobar que la infraestructura carecía de tapa... No sé si es el mejor ejercicio antes de correr, pero me vi obligado a hacer sentadilla durante el tiempo que duró la maniobra. Me sentó muy bien, salí grácil y ligero. Con tiempo de sobra me puse la ropa y el iPhone, me comí unos dátiles, y calenté 40 minutos antes de la salida. Llegué con tiempo a la salida, no quería aglomeraciones, y pude empezara a correr bien desde el primer momento.

Tuve un extraño incidente con el RunKeeper, no sé por qué, pero me quedé sin música, sólo escuchaba la voz que me cantaba los kilómetros y la velocidad. Tendré que estudiar si eso me ayudó quizá... Además se me olvidó desconectar el 3G, y la gráfica de velocidad acabó un poco loca, por culpa del ingenioso sistema que usa el iPhone para ajustar los datos del GPS ayudándose de las antenas 3G...

Salí tranquilo, a 140 lpm y 4:45 minutos por kilómetro. Inconscientemente hice los dos siguientes a 4:12 y 4:13, realmente pensaba que iba más despacio. Entonces puse el piloto automático y aguanté a 160 lpm a una media de más o menos 4:30. Me pasó algo muy curioso, pude comprobar que cuando bebí agua y Powerade en los kilómetros 5 y 10, perdí el ritmo, me cansé más y fui más despacio. Tengo que estudiarlo. Obviamente beber cambia la respiración, algo ha de influir, pero no pensaba que tanto. No sé si el lío del 3G puede influir en la medición, pero el RunKeeper me da el kilómetro 10 unos 30 segundos más lento que los demás, y sinceramente lo noté, a esas alturas el grupo ya va bastante estirado, y después del Km 10 me pasó un corredor que iba a mi ritmo durante bastante tiempo. Luego le adelanté, afortunadamente recordé no hacer el burro y no subir el ritmo más de la cuenta cuando estoy pasando a alguien que va a un ritmo muy parecido al mío...

A partir del kilómetro 10 subí un poco más la velocidad y las pulsaciones, 165 lpm y un poco por debajo de 4:30 por kilómetro, e iba bastante cómodo. Me concentré en sacar el máximo rendimiento de mis piernas y adaptar la respiración a un paso más rápido, y creo que me fue bastante bien. Ahí estuvo la clave. En Vilanova salí más rápido, pero a partir del kilómetro 12 no bajé de los 4:35 por kilómetro. En cambio, esta vez, a partir del 12, todos los kilómetros los hice en menos de 4:32. Apreté un poco más los últimos 3, pero ya iba un poco justo de fuerzas y a 175 lpm. La subida del último kilómetro se me hizo dura, creo que entrenar en plano tiene ese inconveniente, que las subidas me matan. Pero apreté los dientes y al llegar a meta incluso entré esprintando.

Las naranjas y plátanos que había a la llegada me supieron a gloria. Y los 750 ml. de Isostar a agua bendita... :) Además, me llegó un SMS de la organización con el tiempo y la posición, 1:34:29, ¡qué alegría! Estiré un rato antes de volver a la estación, y al subir al tren ya notaba las agujetas que me esperan toda esta semana... Pero las pasaré muy satisfecho. Si el miércoles o jueves me veo bien iré a correr un poco y obtener otro hito personal... Pero eso ya lo contaré otro día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada