Tabs

domingo, 1 de marzo de 2015

Taper bajo cero

La Peak Week acabó pletórica... Decía en mi última entrada que acabé la carrera chocando manitas y haciendo el avión... Quizá alguno pensó que hablaba metafóricamente... :)




Y tras acabar la carrera de esta guisa... Me tocó cerrar la maleta y salir el lunes hacia el aeropuerto, para pasar casi toda la semana en Montreal por motivos profesionales.

Precisamente por este viaje adelanté la Peak Week y opté por un taper de 3 semanas. Y taper significa lo que significa... Seguir entrenando, menos volumen, sin bajar la intensidad... Y sobre todo... Hacerlo sin excusa...

Excusas tenía las que quisiera y más. Que si el jet lag, que si el cansancio, que si la temperatura... Incluso la comida del avión, el puto salami y los cafés del aeropuerto...





Pero la excusa buena habría sido la temperatura que me encontré el martes por la mañana, después de pasar la primera noche, era de nada más y nada menos que 23 grados bajo cero.........

Pero el frío no iba a cambiar mis planes... Así que a las 4:24am del martes ya estaba en pie y con todo preparado para salir con el punto 8 bien cumplido...


Obviamente, me abrigué bien... Camiseta térmica, corta vientos, pantalón largo, buf, guantes, gorro... Y esta cara de susto... :)


Estiramientos en la habitación, una ruta en el Suunto que subía y bajaba el Mont-Royal, toda por asfalto, y a la calle... La primera impresión es confusa... Parece que no hace frío... Pero en menos de 1 minuto el cuerpo reacciona a la temperatura y te empiezas a dar cuenta de que el frío que pasamos en Barcelona no se puede llamar frío después de sufrir esto... :) Así que a correr y a entrar en calor...

La ruta ya la conocía del año pasado, y el frío en el fondo también... Son poco más de 9 km, 2 llanos, 2 subiendo, 2 bajando y otros 3 más en llano. Me lo tomé con calma, asegurándome que no iba a romperme la crisma, intentando subir a buen ritmo, sin arriesgarme a caer rodando en la bajada, y mientras mi nariz y cara se iban congelando, recorriendo la ruta muerto de frío... :)



Acabé el primer día de entrenamiento y subí a darme una ducha y desayunar... Y entonces es cuando me asusté y fui consciente del frío que hacía ahí fuera... Atención a mis pestañas...



¡¡¡Sí, lo que hay en el ojo derecho es hielo!!! Y en el izquierdo también, aunque son bloques más pequeños... Con la calefacción se fue deshaciendo poco a poco, pero el susto que me llevé fue considerable... La ducha caliente y el desayuno me hicieron resucitar, y me fui a trabajar con mis compis como si nada... :)

Aparte de los asuntos profesionales confidenciales que no puedo revelar, la antítesis de los entrenamientos fueron las comidas hipercalóricas que se comen por esas latitudes... Normal, el cuerpo necesita calorías para sobrevivir a esas temperaturas... Y como yo soy de buen comer, pues ya os podéis imaginar... Eso sí, el Fitbit me confirmó que cada día hacía entre 15 y hasta 30 kilómetros, corriendo y andando... Por la mañana íbamos en bus, pero por la tarde volví siempre caminando, una ruta de unos 40 minutos. Paseo para cenar, paseo para comer, y entre pitos y flautas, todo esto se convirtió en calorías quemadas... ;)








El miércoles no corrí, ¡y nevó!



Y el jueves repetí... Primera lección aprendida... Salí con dos pares de calzoncillos puestos... :) Segunda lección... Secarme los ojos frecuentemente... :) Por lo demás, otra salida a 22 grados bajo cero, y esta vez llegada sin incidentes dignos de mencionar. Me costó un poco más que el primer día pero acabó siendo un buen entrenamiento... Y hasta me permití grabar un pequeño vídeo... :)




Y el sábado, que ya me volvía, hice la tercera salida. Esta vez, a 14 grados bajo cero, que sigue siendo una cantidad de frío considerablemente más grande que cualquiera que pueda hacer en Barcelona, pero en el fondo diez grados más que los dos días anteriores, y eso se nota... Me sentí mucho mejor, más cómodo, y me salió un rodaje mucho más rápido y sin incidentes. Un último desayuno, y como el vuelo salía por la tarde, aún tuvimos tiempo de dar un paseo por el Mont-Royal.

Pasamos por el lago de los castores... Que más bien es la pista de hielo de los castores...




Las ardillas de la zona comían plácidamente ajenas a nuestra presencia...



Y después del paseo, me fui para el aeropuerto con 40.000 pasos reportados en el Fitbit!!!

Pero lo de la semana de taper en la nieve no es lo único digno de mención... Resulta que estando Montreal recibí un email de Flying Blue Runners Club... Ofreciendo 20 plazas gratis para la maratón de Madrid a los 20 primeros que contesten... Así que como dice Chema Martínez... No pienses, ¡corre! Y yo añado... ¡E inscríbete! No sabía si ya se me habrían adelantado 20 personas o no... Y a las pocas horas comprobé que no... Así que... Si alguien está por ahí... Después de Barcelona, ¡nos vemos en la maratón de Madrid!

domingo, 22 de febrero de 2015

Crónica de la Maratest, y Peak Week acabada!

Hoy he probado algo nuevo... Que ha sido correr 30 km por asfalto y con dorsal. Y ha sido la única tirada de 30 km del plan, normalmente hago dos, pocas veces una, y esta vez me quedaré con sólo una... Aunque eso sí, he corrido con ganas... ;)

La Maratest de hoy ha sido el último entrenamiento de mi Peak Week para Barcelona 2015. Esta vez he acabado la Peak Week 3 semanas antes de la maratón. Siempre había acabado 2 semanas antes, y hacía un taper de 14 días. El periodo de taper recomendado es de entre 2 y 3 semanas, así que este año me tocará comprobar si me van mejor 3 que 2. Aunque eso sí, la semana que viene va a ser complicada, ya que estaré fuera, entrenaré por las mañanas, antes de ir a cumplir mis obligaciones profesionales, pero con la dificultad añadida de que la temperatura prevista a esas horas en Montreal será de entre -15 y -27... Y la sensación térmica... Podría ser de unos 10 grados menos... Así que tocará hacer cochineros, quizá me anime a subir una montañita que hay por ahí cerca, pero poco más, no quiero volver con la crisma rota... :)

La Peak Week empezó hace una semana, con la Mitja de Barcelona. Segunda mejor marca personal, y la sensación de haberme dejado bastante gasolina en el depósito, corriendo a un ritmo de 4:06 min/km. Normalmente empiezo la semana con 26 km a ritmo maratón, pero suelo convalidarlos por 21 a ritmo de media maratón si el calendario así lo dispone... :)

El segundo entrenamiento por ahora lo he respetado siempre, los 19 km a ritmo maratón un par de días después de los 26 al mismo ritmo. Tenía pensado volver corriendo del trabajo a casa, que son unos 20 km. Pero una muela que llevaba tiempo dando la lata me hizo cambiar de plan. Me dijo el dentista que había que sacar la raíz, lo antes posible si me iba de viaje, para evitar riesgos, así que me dieron hora para el martes y me recomendaron dos días sin hacer ejercicio intenso... 19 km a ritmo maratón creo que entra dentro de lo que significa intenso... :) Así que, ya que tenía que ir al dentista el martes por la mañana, decidí levantarme a las 4:30am, desayunar media pizza familiar, correr los 19 km a 4:37 min/km, a las 6:30am, y luego ir al dentista y después a trabajar. Obviamente, lo más duro del día no fue el madrugón, ni el entrenamiento a esas horas con la pizza aún a medio digerir, ni el largo día de trabajo... Lo peor fue lo del dentista, pero sobreviví... ;)

Tras los dos días de reposo, el jueves tocó el tercer entrenamiento de la semana grande, series constando de dos intervalos de 15' a ritmo intenso con 3' de descanso, con su correspondiente calentamiento y enfriamiento. Ése sí que tocó de madrugada y en ayunas. Y, tal y como me decía el mail de alertas meteorológicas de The Weather Channel, bajo un potential disruption due to wind... Tras el calentamiento, los primeros 15 minutos salieron bien, a 4:14 min/km, pero al dar la vuelta y hacerlo con el viento de cara, no pude correr a más de 4:26 min/km...

Y para acabar la Peak Week, suelo hacer 12 km a ritmo maratón, con 2 Easy de calentamiento y otros 2 Easy enfriando. Pero como tengo 3 semanas de taper por delante, todavía no había hecho una tirada de 30km y tenía la Maratest hoy mismo, no me lo pensé dos veces y decidí cambiar el plan.

Un buen madrugón, un buen desayuno, un buen punto 8 en casa y otro justo antes de empezar la carrera (mucho mejor organización en este aspecto que la Mitja de Barcelona), ¡y listo para empezar!





¿Plan de carrera? Probarme... Chicago me dijo que mi ritmo maratón es de 4:30 min/km... Pero nunca, lo diré en mayúsculas y negrita, NUNCA, había entrenado a 4:30 una tirada larga. Preparando Chicago, las más rápidas fueron las de la Peak Week, a 4:36 y 4:35. Pero ni de lejos a 4:30. Así que tenía dudas sobre qué ritmo buscar y cómo plantear la carrera... En caso de duda... Decidí ver cómo me sentía y probarme para ver cómo llegaba al punto álgido de la preparación.

Salida multitudinaria, calles estrechas, sensación de ir parado, y primer kilómetro a 4:26. Quedan 29, ahora se empieza a correr un poco cómodo, parece que las piernas tienen ganas de correr, 3 días de descanso son una bendición a estas alturas de plan... Otro kilómetro a 4:23. Y luego vienen dos a 4:15 y otro a 4:23... Y ni de lejos, la sensación de ir a ese ritmo. Paso por el km 5 en menos de 22 minutos, eso es mucho más rápido de lo que habría pensado, pero el efecto dorsal es lo que tiene... :)

Como me veo bien de respiración y de fuerzas, decido probar y seguir así, que no es ir a un ritmo objetivo de tantos minutos por kilómetro, es ir a un nivel de esfuerzo confortablemente duro, que siento que puedo llevar durante bastantes kilómetros. Otros 5 km más, con mucho viento, a veces cuesta correr, y paso por el 10 en 44:01, perdiendo algo de tiempo respecto a los 5 primeros, pero a un ritmo medio de 4:24 min/km...



5 kilómetros más y cumplimos media carrera, me tomo el segundo gel y paso el 15 en 1:05:34, ¡he recuperado casi medio minuto respecto al ritmo que llevaba en el 10! Y entonces tengo un déjà vu... Y recuerdo mi primera maratón... Que era maratón y media maratón a la vez... Y al cruzar la media... Me sentí mucho más solo de lo que nunca me había sentido en mi vida... :) Igual que aquel día, el enjambre de runners que me acompañaba durante los primeros 15 km se quedó mayoritariamente en el paso por el 15... Y al mirar hacia delante... Tenía un corredor a 50 metros... Dos más a unos 150... Se veían 3 aproximadamente otros 50 metros por delante de estos últimos...



Los kilómetros se me hacen largos, muy largos... Paso el 20 en 1:27:22, lo cual, increíblemente, significa seguir recortando algún segundo a ese ritmo de 4:24 con el que pasé por el km 10... El cansancio es más psicológico que físico... Por ahora... Porque a partir del 20, las piernas empiezan a pesar un poco más...




Vamos a por el 25, sigue siendo una carrera prácticamente en solitario, sigo adelantando posiciones, pero esto empieza a costar... Casi 10 segundos más rápido que el ritmo de mi última maratón son muchos segundos... Pero hoy es un día para probarse, y sigo probando cómo reacciona mi cuerpo ante el esfuerzo físico y mental. En Barcelona el recorrido será un poco más duro, pero mentalmente será más fácil al ir rodeado de corredores toda la carrera... Así que apuesto por intentar mantener el ritmo... Paso por el 25 en 1:49:37, el ritmo ya no es el de los primeros 10 km, pero aguanto el tipo, sigo a un ritmo más rápido que 4:24, ya queda poco, empiezo a sentirme cansado, pero sigo en pie... :)

En los últimos 5 km tengo un par de ataques de flato que no me gustaron nada... Bebí despacio, no los achaco a la bebida, quizá al esfuerzo... En el primero, tengo que bajar mucho el ritmo y apretarme la zona dolorida... Se me pasa y vuelvo a recuperar el ritmo... Me vuelve a doler pero esta vez se pasa rápido... Aunque sigo con las molestias hasta el final... 12 kilómetros más así habrían sido complicados... Pasa el flato, pasan los kilómetros, y cruzo la meta eufórico, chocando palmas (sí, yo, chocando palmas) y cruzo la línea de meta feliz como una perdiz y haciendo el avión... :D Al final, 2:11:37 para completar 30 km, que oficialmente salen a 4:22 min/km, pero según el GPS, fueron 30,21 km a 4:20 min/km. Cualquiera de las dos me valen... :) Y sobre todo, me quedo con la sensación de que había gasolina para 12 km más, no a 4:20, pero quizá sí a 4:27. Siguiendo así y sobreviviendo al Paralelo... Podría pensar en hacer marca en Barcelona.........


Y el resumen de mis últimas Peak Weeks, queda así...

Berlín 12
BCN 13
NYC 13
Sevilla 14
Chicago 14
BCN 15
26M
4:56
4:44
4:39
4:09 (21km)
4:36
4:06 (21km)
19M
4:40
4:40
4:41
4:38
4:35
4:37
Series 15'
4:18-4:18
4:28-4:31
4:16-4:24
4:24-4:26
4:13-4:19
4:14-4:26
12M
4:43
4:41
4:35
4:33
5:29 (14E)
4:20 (30M)

El pescado está vendido. Ahora, una semana de frío para recuperar el esfuerzo, y dos más de entrenamientos más cortos pero igual de intensos. Y a correr mi quinta maratón de Barcelona. Las cuatro anteriores, en 3:28 (mi segunda maratón), 3:45 (con gripe), 3:22 (contento) y 3:28 (haciendo de liebre 3:30). Si voy a buscar bajar de 3:10... Estaríamos hablado de mejorar mi marca en esta prueba en más de 12 minutos. Acepto el reto.

domingo, 15 de febrero de 2015

Crónica de la Mitja de Barcelona 2015

Pongo el broche a la temporada de medias maratones, la distancia en la que hasta ahora tenía marcas más discretas, pero en la que después de este año empiezo a sentirme mucho más cómodo y me he llevado alguna alegría inesperada... :) Han sido sólo 4 medias maratones, Vilanova, Sitges, Granollers y Barcelona. Otros años he corrido en Sant Cugat, Gavá, Ripoll, Tarrasa e incluso Calella, pero este año he concentrado las 4 carreras en 2 meses, empezando el 14 de diciembre en Vilanova y acabando el 15 de febrero en Barcelona. Tanta media maratón quizá habrá condicionado mi preparación para la maratón de Barcelona, pronto sabré si para bien o para mal... Obviamente, estoy más rápido corriendo entre 20 y 26 kilómetros, pero no he trabajado tantas tiradas largas de más de 26 como otros años... Mis piernas y el tío del mazo dirán... :)

Cuando corrí la media de Vilanova ya tenía la impresión de que este año tocaba disfrutar en esta distancia... Siendo el recorrido más complicado de las 4, me quedé a pocos segundos de mi marca, y las sensaciones fueron muy buenas. Pensé que Sitges, con mejor perfil que Vilanova, era donde tocaba intentar mejorarla. Y lo conseguí, aunque en una carrera muy fea, en la que me desfondé en la primera mitad y acabé sufriendo mucho. Tras Sitges, Granollers, la media talismán, la de subir 11 km y bajar 10, donde tanta gente hace marca. No iba a ser menos, y en una carrera mucho mejor corrida, conociendo ya el perfil, volví a mejorar mi tiempo y a disfrutar corriendo y acabando fuerte.

Decidí hacer un intento más en Barcelona; perfil muy llano, una subidilla por el Paralelo al principio y luego un par de rampas muy cortas, y una época del año en la que normalmente el clima acompaña. Hace dos semanas los entrenamientos salieron muy bien, incluyendo un progresivo de madrugada, acabando el último km a 4:19 min/km, un rodaje de 15 km por debajo de 5:00 min/km el sábado, en ayunas, y una tirada larga de 21 km el domingo a 4:36 min/km. Pero la semana pasada no empezó tan bien, el lunes me levanté con lo que parecía ser una gripe de caballo, dolor de cabeza, muscular y articular, y mucha mucosidad... El martes seguía igual, salí a hacer un cochinero a más de 6 min/km... El miércoles seguía convaleciente, eso sí, no falté al trabajo ninguno de los días... No estaba tan mal como el martes así que pensé en hacer mis clásicas series de 2000 de la semana antes de una media, que suelen servirme para ver cómo ando de forma. Mal, muy mal... 4:25, 4:30 y 4:27 (las dos últimas con un viento en contra terrible). Digo mal porque la semana de Sitges las hice a 4:14, 4:25 y 4:25, y la de Granollers a 4:12, 4:12 y 4:20... Otro rodaje más el jueves, ya un poco mejor, en progresivo, y a descansar hasta el domingo...

Y hoy domingo, el resultado más visible de la mini-gripe era una depuradísima técnica en el snort-rocket... :) Los entrenamientos no habían ido bien, todavía tenía mucha mucosidad, no las tenía todas conmigo, pero me fui hacia la salida sin pensar en nada de eso, sólo en ver qué tal me sentía cuando empezara la carrera y decidir en función de mis sensaciones. Los deberes ya los había hecho en Granollers, y si hoy podía hacer una buena carrera, no iba a dejar de intentarlo, pero si no podía, no iba a sufrir innecesariamente.

Íbamos a ser muchos cobardes, pero a última hora se cayó Toni, de la sección cobarde Masnou-Santa Coloma, y Emilio, de los cobardes de Hospitalet... :) Pese a las bajas, se juntó un buen elenco de patuchas en la salida... :)




¿Qué hago yo todavía tan abrigado? Sencillo, más de 15 minutos de cola para un último punto 8... Mis felicitaciones a la organización por habilitar sólo 8 cagódromos para 15.000 corredores. Supongo que todos los guiris que vinieron a Barcelona a correr la media lo estarán contando en sus países... :(

Ese punto 8 me hizo sentir muy ligero antes de empezar... :) La semana anterior no fue la ideal, pero esta mañana las sensaciones eran buenas y las ganas, muchas. Calentamiento corto pero suficiente, me fui para mi cajón, esperé pocos minutos, y casi sin darme cuenta ya estaba corriendo...

Mucha, muchísima gente en la salida... Mucho, mucho snort-rocket desde el primer momento... Así costaba coger un buen ritmo de respiración y carrera, mi plan más ambicioso habría sido salir a 4:00 min/km y ver hasta donde aguantaba... Pero no estaba para esos ritmos, empecé a 4:02 y 4:09, corriendo incómodo por la mucosidad y en medio de una manda aún muy compacta. Luego llegó el Paralelo, esta vez la pendiente era normal, ente un 1 y un 2%, no como en la maratón, que lo suben al 15%... :D En el Paralelo voy a 4:07 y 4:10, pero después hago un kilómetro a menos de 4:00 y me planto en el 5 en 20:47, a un ritmo de 4:09. Los parciales del GPS no eran exactos, la cruda realidad es que ya casi había perdido un minuto respecto al ritmo soñado de 4:00 en los primeros 5 km...

Pero también es cierto que esos primeros 5 km son los más complicados. Aunque se sale fresco, hay mucha gente, la pendiente se nota y el recital de snot-rocket fue constante... Poco después del cinco volví a encontrarme con Álex, el runner con el que me encontré en Granollers... :) En Granollers nos preguntamos qué tiempo esperábamos hacer, yo confesé que buscaba bajar de 1:26 y él de 1:27... En Barcelona, esta vez confesé que con bajar de 1:27 me conformaba tras una semana un poco enfermo. Él me dijo que iba a por el 1:26... Entre tanta gente le perdí el rastro... Pero como me pasó en Granollers tras el encuentro, miré el reloj y pensé que tocaba ponerse las pilas... Si quiero bajar de 1:27 habrá que empezar a correr porque a 4:09 no me salen las cuentas... :)

Los siguientes 5 km fueron bastante mejores. Un poco de lío en el avituallamiento, pero después calles anchas y rectas, manada más estirada, pongo el piloto automático, empiezo a apretar un poco el paso y los kilómetros van cayendo mucho mejor, con un parcial de 20:15, a 4:03 min/km clavados.

Paso por el 10 en 41:02. Eso es un ritmo de 4:06 min/km. A ojo, veo que no voy al ritmo de Granollers, pero voy un poco mejor que en Sitges. Desde la salida ya vi que hoy no tocaba mejorar mi marca, pero tras 10 kilómetros corriendo pensé que bajar el tiempo de Sitges era un reto asequible, aunque habría que pelear un poco para mantener el ritmo...

5 más, de 10 al 15, que acaban justo tras dar la vuelta en la Diagonal, emulando uno de los tramos más recordados de la maratón... Me ha costado un poco más, lo he hecho en 20:45, casi clavado a los primeros 5 km... No quiero sufrir más de la cuenta, me queda una semana dura de entrenamiento, pero quizá me he dormido un poco...

Así que empiezo el último tramo de la carrera pensando en apretar un poco más... La Diagonal baja ligeramente, y después pasaremos por el litoral, mi zona de entrenamiento habitual de los domingos. Me siento mucho mejor, empiezo a adelantar a muchos corredores y veo ritmos más cercanos al 4:00 que al 4:10... A partir del 17 meto una marcha más e incluso se ven tres cincuentaypicos en el reloj... :) Hago el parcial en 20:31, mejor que el primero y el tercero, y veo que si no me relajo al final puedo bajar de 1:27 sin problemas.

Así que no me relajo, y hago los últimos 1.097 metros a 3:52 min/km, disfrutando del día ideal para correr, de las buenas sensaciones, de haber sacado todos los mocos que me quedaban en el cuerpo y de conseguir mi segunda mejor marca personal en media maratón, con un crono de 1:26:31, a un ritmo medio de 4:06 min/km... :)



Antes comentaba que esta semana me toca entrenar duro... Siempre hago mi Peak Week tres semanas antes de la maratón, y me tomo las dos últimas de taper... Pero esta vez, la semana Peak me ha coincidido con un viaje a Montreal... :( Obviamente a 25 grados bajo cero no voy a poder hacer muchos kilómetros a ritmo maratón o series de 15 minutos a ritmo de media maratón... :) Así que este año la Peak Week va a empezar antes, de hecho ha empezado hoy, y va a variar un poco... En vez de los clásicos 26M, 19M, 2E+2(15HM+3'R)+1E y 2E+12M+2E, voy a hacer algo distinto... La tirada de 26 km a ritmo maratón ha sido hoy, 21 a ritmo media maratón. Respetaré los 19M, que serán, si nada lo impide, un Sant Cugat - Santa Coloma por la tarde... :) Entre semana repetiré las series de 15' a ritmo de media maratón, y el último rodaje lo haré el domingo que viene en la Maratest, una carrera de 30km que será la única tirada de esa distancia que haga en este plan. Correr 30km con dorsal y avituallamientos va a ser una experiencia interesante... Intentaré hacerla a ritmo maratón... Y ver cuál es ese ritmo maratón este año... :)

El resto del domingo descansaré, y el lunes a volar al polo norte... :) Haré un par de rodajes o tres, pero no podré meter velocidad si no quiero volver con una pierna y la crisma rota... Y cuando vuelva, seguiré de taper aunque metiendo algo de intensidad para acabar de afilar el hacha maratoniana... ;)

lunes, 2 de febrero de 2015

Crónica de la Mitja de Granollers

Esta "temporada" de invierno 2014-2015 sólo voy a correr 4 medias maratones, otros años he corrido 5 y otros incluso 6. En principio sólo iba a correr 2, Vilanova y Granollers. Corrí Vilanova y salió bastante bien, luego en Nassos me vi más rápido que nunca, así que me animé con Sitges. Y como corrí tan mal pero me salió tan buena marca, aún me animé más para ir a por todas en Granollers. Y así empieza la historia de mi media maratón de Granollers 2015, que adelantando acontecimientos, acabó con la decisión de correr también la de Barcelona, ya que estamos... :)

Las sensaciones eran buenas. La semana pasada no tuve fútbol, así que pude entrenar bien e incluso el jueves me casqué mis series en cuesta de la calle Santa Eulalia, a ritmos mucho más regulares que la primera vez que las hice. El viernes y el sábado tocaba descanso y carbohidratos, y el domingo, pudiendo dormir un poco más de lo habitual, me planté en Granollers con Manu, Toni y Carles, con la clara intención de intentar mejorar mi marca en media maratón, aprovechando que parece que mis patuchas últimamente están muy a gusto con la distancia... :)

Granollers tiene truco. Es un circuito raro. La primera vez que corrí esta media maratón la lié parda, hicimos una tirada previa Manu y yo, como parte de la preparación de la maratón de Barcelona, y cuando después de hacerla llegamos a la salida resulta que ya no había nadie e incluso habían quitado la alfombra que mide el tiempo y la calle ya estaba abierta al tráfico... Lo que iba a ser un rodaje largo suave se convirtió en una lucha desesperada por encontrar la cola de la carrera... Pues el problema era que no conocíamos la ruta y simplemente corríamos el riesgo de no encontrarla!

La segunda vez que la corrí ni se me pasó por la cabeza lo de la tirada previa... :) Salí con ganas, sufrí en la subida, pero llegué bien de fuerzas a la mitad de la carrera, y en la bajada vi que empezaba a rascar segundos uno detrás de otro y al final me planté con MMP casi sin darme cuenta.

Este año, sabiendo ya que el circuito tiene truco, quería hacer una carrera adaptada al perfil, dando un poco más en la subida, y apretando todavía más los dientes en la bajada, para intentar buscar una marca alrededor del 1:26:00, que sería bajar casi un minuto la de hacía apenas tres semanas en Sitges. El reto estaba ahí, si hacía los primeros 10K a alrededor de 4:10 min/km, en la bajada podría recuperar tiempo y conseguirlo. Y con esa idea en la cabeza, nos hicimos la foto clásica y nos fuimos a calentar...



En la foto salgo con nariz cochinera, por el dilatador nasal, y con manguitos... Que en el último momento decidí dejar en la bolsa y salir directamente en tirantes... Un poco de frío al principio, pero más cómodo después...

Calentamiento y estiramientos en condiciones, buena posición de salida, apenas a 5 metros de la élite y de Toni, pistoletazo, ¡y a correr!

Mucho galgo alrededor... Me adapto al ritmo de la manada, moderando el esfuerzo, veo que vamos alrededor de a 4:10 min/km, en subida, pongo el piloto automático y a subir... Rampas, repechones, algún llano, rotondas, curvas, más subidas, aprieto un poco el paso, intento aguantar ese 4:10 pero no me obsesiono cuando el perfil sube más y las piernas se quejan... Van pasando los kilómetros, el reloj me dice que el plan va sobre lo previsto, las piernas siguen subiendo pero empiezan a cargarse, no voy a cuchillo pero sí que subo fuerte, y eso se va notando kilómetro tras kilómetro. Además, tuvimos un invitado inesperado, la mano invisible del viento, en contra durante toda la subida, para hacerlo todavía más difícil.

Por el camino de subida me encontré un runner lector del blog, que me saludó y me preguntó qué marca quería hacer... :) Miré el reloj y le dije que el plan era buscar el 1:26, pero que no lo veía claro, me estaba costando un poco la subida... Él me dijo que iba a por el 1:27, y poco después nos separamos... ¿Al final como fue, amigo? :)

Pasé por el km 10 en 42:13, eso es 4:13 min/km, un pelín más lento de lo que me habría gustado... Pero luego, viendo el track en casa, comprobé que hice todos y cada uno de esos kilómetros un poco más rápido que el año anterior... Aunque en ese momento, 4:13 me pareció demasiado lento como para recuperar el tiempo perdido en la bajada... Además, aún quedaba otro kilómetro más cuesta arriba, que salió alrededor de 4:18, ya empezaban a pesar las piernas... Pero después del esfuerzo, la subida y el viento de cara, llegó el kilómetro 11 y empezó la fiesta... :)

Como declaración de intenciones, el km 12 lo hice en 3:45. Fue alrededor del 12 cuando me crucé con Karlos Zarzu, que iba fastidiado con gastroenteritis pero ahí estaba el tío aguantando y peleando... Seguí bajando a todo tren, 3:47, recuperando muchas posiciones, las piernas seguían un poco cargadas pero no me costaba mantener el ritmo... Del 14 al 16 es una zona de toboganes, el desnivel es casi nulo en total, pero consigo bajar un pelín por debajo de 4:00. Empiezo a echar cuentas, habrá que apretar un poco al final pero parece que el 1:26 está a tiro...

Ahora sí, a partir del 17 todo es bajada, voy entre 3:51 y 3:56, apretando los dientes, sigo ganando posiciones, no va a ser fácil, no estoy recuperando tanto tiempo como al principio de la bajada, y las piernas empiezan a pesar, se notan los 20 kilómetros que llevo encima...

Así que pongo esta cara, y me lanzo a tumba abierta... :D





Ahora sí, hay que darlo todo, el 21 a 3:44, los últimos 300 metros a 3:30, y mi mejor marca personal en media maratón, queda en 1:25:38, más de 1 minuto y 20 segundos mejor que la de Sitges, siguiendo la estrategia marcada e incluso yendo un poco más rápido de lo que pensaba en la segunda mitad...




Miro los números, y entonces me hago a la idea... Lo de 1:26 como objetivo era algo psicológico, no me paré a calcular el ritmo que tenía que llevar para hacerlo... Que resulta ser un ritmo de 4:03 min/km, algo que hace un par de años me costaba mantener en una 10K...

Toni bajó de 1:22, también MMP estratosférica... Definitivamente, Granollers y ese perfil tan raro tienen truco, es mucha la gente que hace MMP ahí, así que la marcaré en el calendario como cita irrenunciable... Y ya que estamos lanzados... Pues correré la media maratón de Barcelona, y me voy a mojar, saldré a 4:00 hasta que el cuerpo resista, si son los 21 km bien, si no, será la petada del siglo, pero lo intentaré... :)

lunes, 26 de enero de 2015

¡Ya tenemos plan para otoño!

Me despedía del blog hace un par de semanas con la satisfacción de haber hecho una carrera mala pero una marca muy buena (para mí) en la Mitja de Sitges... Pero no podía pensar entonces las buenas noticias que me iban a traer mis marcas en media maratón. Siempre he pensado que es la distancia en la que peores marcas hago, en comparación con los 10K o la maratón. Pero parece que el NYRR, club organizador de la maratón de Nueva York, no piensa lo mismo... ;)

Todo empezó dos días después de mi última entrada en el blog... Me llegó un tweet de la maratón de Nueva York, que decía que ya se había abierto el plazo para inscribirse. Ya sabemos cómo funciona el proceso, al menos, a rasgos generales... Durante un mes, cualquiera puede inscribirse en el sorteo, la famosa "lottery" para el "non-guaranteed entry". Por el módico precio de 11 dólares, entramos a formar parte de los candidatos a correrla 10 meses después... A principios de marzo se celebra el sorteo, y las estadísticas dicen que alrededor del 10% de los inscritos obtienen plaza.

Mirando la letra pequeña de la web, hay otras maneras de participar en la carrera, algunas con entrada garantizada. Pero los requisitos para entrar automáticamente son especialmente jodidos duros... Está la opción de correr 9 carreras que puntúen en el NYRR e ir de voluntario a una carrera más (esto último se puede sustituir por una donación de 1000$ a NYRR’s Youth and Community Services)...

Y después se puede entrar por marca... Dependiendo del sexo y el grupo de edad. La marca se debe haber hecho en la maratón de Nueva York del año anterior o en una de las medias maratones que se correr también en Nueva York. Pero... El número de plazas no está determinado... Hay un límite, y si ese límite no se llena, se puede entrar habiendo hecho la marca mínima en otra lista de carreras que también se celebran en Nueva York...

Se va complicando el asunto...

Sigo leyendo, y veo que también se puede entrar habiendo hecho la marca mínima en una carrera que no sea del NYRR, y en ese caso, hay un número de plazas limitado (tampoco dice cuántas) que se llenan, ojo al dado, según orden de inscripción. Nada más leerlo me pareció que ese límite era el mismo que el de la categoría anterior, es decir, que si sobraban plazas para los que habían corrido una de las carreras del NYRR, las sobrantes eran ese número limitado de plazas... Aunque volviendo a leer con lupa, parece que no, que son dos límites distintos.

Y lo mejor... La marca mínima se debe acreditar en una carrera de 2014. Y para entrar en un grupo de edad u otro, cuenta la edad que se tenga el 1 de noviembre de 2015, día de la maratón de Nueva York 2015... Curiosidades de la vida, en 2015, tendré 44 años el día de la maratón de Boston, por esa minucia me quedé fuera. Pero el día de la maratón de Nueva York tendré ya 45 años! Y la marca mínima para esa categoría de edad es de 3:05:00 en maratón (OMG) y... Ta-chan!!!! 1:28:00 en media maratón!!! Quién me iba a decir que en febrero de 2014 me saqué el pasaporte para Nueva York en la Mitja de Granollers!!!

Ya me ha pasado alguna vez que me he quedado sin correr una carrera por pensármelo demasiado tiempo. En casa ya habíamos comentado que Nueva York podría ser un destino vacacional ahora que los niños ya empiezan a ser grandes... Así que, no lo pensé dos veces, y me apunté al momento. Según dice la web, en marzo se sabrían los seleccionados...

Pero cuál sería mi sorpresa cuando, cuatro días después, me llega un email del NYRR con el Subject "Event Accepted"... ¿Cómo? Ah, será que han aceptado la preinscripción... O que habrán verificado la marca y me dicen que estoy en la lista... ¡Pues no! ¡Me dicen que tengo plaza asegurada y que me cobrarán la inscripción en los próximos días!




Comento en casa la trastada de haberme apuntado a la maratón, total, son 11 dólares, imagínate que me cogen, nos saldría mucho más barato que por agencia... Y que la trastada ha salido bien y tengo plaza asegurada... :) Así que ese mismo día busqué vuelos bien de precio... Y encontré las últimas cuatro plazas a precio razonable... Así que... En noviembre, repetiré Nueva York, esta vez nos vamos todos, los niños están ya contando los días que faltan para visitar la súper tienda de LEGO y Nintendo World... :D

Así que volviendo a la reflexión de hace un par de semanas... Este año me lo tomaré con más calma... El verdadero objetivo es Boston 2016. Correré la maratón de Barcelona en marzo, entrenaré y trabajaré aspectos como la técnica de carrera, la respiración, la cadencia, etc. durante el año... Disfrutaré la maratón de Nueva York e intentaré ajustar una deuda pendiente que tenemos el puente de Queensborough y yo... Como ya he dicho alguna vez sobre la maratón de Nueva York... Merece la pena correrla al menos una vez... ;)

Los entrenamientos siguen, aunque he bajado un poco el pistón después de Sitges... Además he tenido sendos partidos de fútbol estas dos últimas semanas y una cena en el trabajo, así que no he estado muy regular que digamos. Muchos cochineros y ritmos suaves. Pero eso sí, el sábado me salió una salida interesante en ayunas, 15,72 km a 4:58 min/km y 150 bpm de media. Que fue el prolegómeno de una tirada larga ayer domingo, que empecé tranquilo, me fui animando, y pese a la mano invisible del viento que sopló como pocas veces recuerdo haber visto, acabó con 26,57 km en la saca, a un ritmo medio de 4:42 min/km. Aún faltan semanas... Pero en Barcelona empieza a oler a maratón.

Entrenamientos aparte, hay otra cosa que está empezando a tomar forma... Que es mi nueva entrega de python for runners... :) Estoy haciendo un programa que permita editar tracks y dejarlos de manera que sean lo más parecido a la realidad... :D Por ahora sólo cargo un track y lo represento en una pantalla con imágenes de Google Maps. Se puede hacer pan y zoom, y mover puntos, viendo el tiempo, distancia y velocidad en cada punto, incluso mientras se mueve. Quiero hacer cosas como dibujar una línea y que los puntos cercanos a ella se alineen, para evitar los zigzags que a veces hace el GPS. También quiero poder mover puntos "en bloque", para solucionar los saltos que pega a veces el GPS cuando no ha cogido bien cobertura. Todo, viendo siempre en tiempo real la gráfica de ritmos y la distancia real... Una buena manera de mantener mi cerebro de ex-programador activo y de paso intentar conseguir el track perfecto... A ver si sale bien, y si alguien tiene alguna idea interesante, decídmelo y lo intentaré implementar! :)

martes, 13 de enero de 2015

Crónica de la media maratón de Sitges

Acabé el 2014 on fire, bajando mi marca en 10K después de 3 años, haciendo MMP en mis dos maratones serias del año, y con mis dos mejores marcas en media maratón también en las dos últimas medias que corrí... Supongo que si el estado de forma es una especie de sinusoide, en 2014 ha de estar en la parte alta de la curva, y del mismo modo que en 2013, al menos en lo que a marcas se refiere, estuve un poco estancado, supongo que para el año que empieza ahora tocará asimilar el progreso de 2014, afianzar mis tiempos y quizá descansar un poco y disfrutar del correr de otra manera para volver a la carga unos meses después. Después de 6 años corriendo casi a diario, estoy más que contento de ver que lo estoy haciendo más rápido que nunca, pero también soy consciente de que casi todo en esta vida es una cuestión de ciclos, un paso al lado, dos adelante, y que no se puede pretender progresar indefinidamente, sino que hay que asimilar los progresos obtenidos y eso se hace con tiempo y con cuidado de romper el cántaro que va y viene de la fuente...

Pero pese a que para 2015 me gustaría afianzar los ritmos que he conseguido este año, en Sitges el domingo pasado había media maratón... No del todo llana, pero de bastante mejor perfil que Vilanova y Granollers... Todavía me sentía fuerte después de Nassos y los últimos entrenamientos... Así que no me pareció mala idea salir a cuchillo e intentar correr una media maratón a tope para empezar el año a tope y luego pensar en otras cosas... :)

Esta vez el equipo cobarde estaba compuesto sólo por Toni y por mí. Fuimos en coche a Sitges, con mucho tiempo de antelación, para poder recoger el dorsal, dejar los trastos y calentar a conciencia. Y menos mal que llegamos con muuuucho tiempo, ya que la desastrosa organización fue un suplicio para los que habían decidido madrugar y pagar para correr una media maratón, y se encontraron con una cola imperdonable para recoger los dorsales y dejar las bolsas. Hace 4 años pasó lo mismo, entregaron los dorsales en un hotel y se formó una cola de escándalo y mucha gente se quedó sin poder calentar o tuvo que empezar tarde. Hace dos años y al año pasado entregaron los dorsales en unas carpas en el paseo marítimo, y no recuerdo haber visto grandes colas ni tantos cabreos, parecía que habían encontrado la fórmula buena... Pero este año, vuelta al hotel, a nosotros, que llegamos con mucho tiempo, nos tocó casi media hora de cola, pero muchos otros tuvieron que esperar aún más, así que ni calentamiento, muchos cabreos, y algunos salieron ya con la carrera empezada. Simplemente imperdonable. Me lo pensaré mucho en caso de que me plantee volver el año que viene.

Cuando pudimos dejar de hacer cola, nos quedaba poco tiempo para calentar, unos estiramientos y un rodaje suave por el paseo marítimo, y de repente veo que un runner me saluda... Y me empieza a reñir porque me dijo que me hizo una pregunta en el blog y no le contesté... :O Un poco descolocado por la escena, nos ponemos a hablar los tres, de maratones, de tiempo, de lesiones, las típicas conversaciones de runners para calmar un poco los nervios y hacer más amena la escena, y luego nos volvimos a encontrar ya en la línea de salida...

Por cierto, Carlos... ¡¡¡Sí que te contesté, además al día siguiente!!! :) ¡¡¡Revisa el blog, tío!!! :)

Así estábamos los 3 minutos antes de la salida... Creo que éramos los 3 más canosos del primer cajón... :D


Y así estaba yo ya salido... :)


Concentrado, y pensando en la táctica de carrera... Que era simplemente... Salir a cuchillo, intentando buscar ritmos de entre 4:00 y 4:05, a ver lo que el cuerpo aguantaba.

Y el cuerpo aguantó muy bien los primeros 5 kilómetros, que hice en 20 minutos y pocos segundos... Los tres primeros por debajo de 4:00 min/km, el cuarto y quinto un poco por encima, gracias a la primera subida que siempre se me atraganta... Pero aún así, un ritmo que nunca había llevado en una media. Los siguientes 5 km voy a un ritmo muy constante, entre 3:59 y 4:05, de nuevo mucho mejor que nunca en esta distancia. Paso por el 10 en 40:31, que es un ritmo más de una 10K que de una media... Pero mi plan era salir a por todas, y ver lo que aguantaba...

Un poquito de agua y a seguir corriendo...


El kilómetro 11 y 12 aún salieron bien, a 4:03 y 4:04 min/km respectivamente, pero ya me costaba mucho mantener ese ritmo, como bien se ve a la altura del kilómetro 11...


En el 13 y 14 ya andamos en ritmos de 4:10... El viento, que en la primera vuelta casi no se notaba, empezaba a ser un terrible rival invisible en la segunda... Y la primera subida de la segunda vuelta ya me dejó KO, no volví a sentirme cómodo en lo que quedaba de carrera, el 15 salió a 4:23, ritmos entre 4:06 y 4:14 hasta el 20, pasándolo muy mal, sensaciones malas, me había desfondado en la primera vuelta y en la segunda me pesaban las piernas... Aunque los ritmos no eran malos si los comparo con mis últimas medias, sí que me fastidió no haber calculado bien y haber llegado tan roto al final, con lo bien que había empezado todo.

Pese a las malas sensaciones y a los ritmos más lentos que los de la primera mitad, tenía claro que 2015 iba a empezar con mejor marca personal en media maratón, bajar de 1:26 ya no era viable después del bajón en el km 15, pero bajar de 1:27 sí que parecía posible si resistía los últimos metros... El km 21 lo pude hacer a 4:03, y los últimos metros a 4:04, así que pude parar el reloj en 1:26:53 y llevarme la MMP a casa, bajando 51 segundos la marca de Granollers 2014.


Lo de parar el reloj... Es textual... :(


El lunes decidí salir a hacer 9 km cochineros para estirar las piernas... Y llegando a la oficina en tren, por primera vez en más de un año, me tuve que bajar una parada antes por una avería... Y la avería no era otra cosa que un atropello un par de estaciones más adelante... :( Así que se suspendió el servicio, y en vez de usar un cutre autobús lanzadera, me encontré con un compi futbolero y nos fuimos a la oficina andando en 15 minutos a paso de legionario... :) Así que para hoy martes sí que era necesario un descanso... Pero como era el día que mejor iba a todos para el fútbol... Pues hoy tocó fútbol... :) Y mañana sí, un inmerecido descanso!!!

Ahora 2 semanas de vuelta a la normalidad de los entrenamientos maratonianos... Y el 1 de febrero, la media maratón de Granollers, una clásica y ejemplo de buena organización. Para esas fechas ya estaré con un ojo puesto en la maratón de Barcelona. Así que creo que este 1:26:53 va a durar algunos meses... :) Ya veremos cuando se acerque el día...

viernes, 2 de enero de 2015

La guinda al 2014

Faltaban horas para acabar 2014 cuando escribía que había sido, de largo, mi mejor año deportivamente hablando. Quedaba todavía un último reto pendiente, la 10K por excelencia de Barcelona, la más plana, en la época del año ideal, en un horario especial pero muy bueno para correr, la oportunidad que espero cada año para intentar hacer un 10K en menos de 40 minutos.

El año pasado lo conseguí por los pelos, literalmente, 39:58 agonizando en un último sprint... Hace dos años me salió fatal, problemas digestivos me llevaron a hacer una marca que no reflejaba mi preparación. Y en 2011 fue donde hice mi mejor marca en 10K, un 39:30 que no me esperaba, pero que me supo a gloria.

Tres años sin bajar mi marca en 10K empezaba a ser preocupante. Aunque a mi edad, lo normal es mejorar en resistencia y perder algo de potencia y fuerza. Pero los últimos meses he notado cambios que me hacían pensar que podía intentarlo. Primero, haber perdido peso. Si alguien quiere hacerlo, le animo a que pruebe FitBit, hay que trabajar, ser constante y sacrificarse un poco, pero sin una ayuda extra en forma de seguimiento es aún más difícil. A mí me ha ido muy bien, he perdido casi 10 kilos y me he estabilizado en un peso que mis rodillas agradecen cada día... :)

El otro cambio ha sido trabajar un poco más fuerza y potencia estas últimas semanas. El cambio de piso me ha llevado a empezar y acabar los entrenamientos a 55 metros sobre el nivel del mar. Corriendo habitualmente por el río, el cambio implica que cada día me tocan unos últimos 700 metros con un desnivel de más o menos 50 metros, así a ojo una pendiente del 8%. Y además, después de haber descubierto Zombis Run!, llevo unos cuantos entrenamientos en los que meto unos sprints de 1 minuto a todo lo que me dan las piernas, con el objetivo principal de huir de un ataque zombi, y el secundario de mejorar mi potencia y capacidad de recuperación... :)

Imagino que estas dos cosas ayudan de cara a una 10K. Así que me presenté en la salida con muchas ganas de comprobarlo e intentar mejorar mi marca. Ahí estaban Manu y Toni, los tres dispuestos a correr con muchas ganas y hacer algo de estómago para la cena de nochevieja... :)

Mientras dejábamos los trastos en la moto, un primer encuentro casual con otro runner que aparcó por ahí cerca. Me vio en camiseta de tirantes, y preguntó en todo simpático si hacía mucho frío... :) La verdad es que hacía un frío que pelaba, pero mi elección era clara, correr lo más cómodo y ligero posible, sin mangas, manguitos, bufandas, guantes o brazaletes para el iPhone, yo, mi GPS, mi FitBit y nada más... :) El runner también nos dijo que correría en tirantes, que dejaría la camiseta térmica para otro día... Y creo que fue buena idea, ¡ya veréis por qué!

Llegamos con tiempo de sobra, última visita al baño, todo un invento esto de los urinarios bípedos en los que mean cuatro donde antes sólo lo hacía uno. Tiempo para calentar y estirar bien, entrar en calor, y meternos en nuestros respectivos cajones. Este año, cajón verde, para corredores con marcas de entre 37' y 40', es decir, iba a ser de los lentos de la manada, una motivación más para intentar llevar un ritmo más exigente dejándome llevar por los galgos que me rodeaban.

Unos minutos de espera, charlando con Toni, pistoletazo y se acabó lo que se daba, ahora se trataba de correr, intentar salir muy fuerte, no bajar el ritmo en ningún momento, y apretar al final, la clásica táctica keniana... :)

En las 10K siempre salgo fuerte, y a veces lo pago. Creo que hay poco margen para recuperar lo que no se ha corrido los primeros kilómetros. Y para bajar unos segundos hay que correr mucho toda la carrera, así que empecé a correr al ritmo de la manada, pero cuando a los 500 metros el ritmo medio me marcaba 3:35 min/km, pensé que una cosa es salir rápido y otra suicidarse... Se estiró un poquito la marabunta inicial de runners, levanté unos milímetros el pie del acelerador, y pasé por el km 1 en 3:42 min/km, con la sensación de no ir tan rápido, y pensando que esto no había hecho más que empezar...

Es curioso lo rápido que cambiamos el chip. Desde hace años, cada vez que veo un ritmo por debajo de 4:00 min/km me asusto, empiezo a pensar que mi límite está muy cerca y que estoy jugando con fuego. Pero 4:00 no es más que un maldito número, como cualquier otro. Empecé el segundo kilómetro un poco asustado con esa media de 3:42, pero lo acabé a 3:50, que debería ser una locura, pero comparándolo con el anterior me pareció hasta un poco conservador... Lo que decía, qué rápido cambiamos el chip... :)

Cuando salgo fuerte en una 10K, el impulso inicial perdura sin ningún problema durante los 3 primeros kilómetros. Y el tercero a 3:48 da fe de ello. Mi cabeza empezó a elucubrar teorías... En 3 km ya había rascado 30 segundos a un ritmo de referencia de 4:00, haciendo los otros 7 km a los susodichos 4:00 min/km igualaría mi marca personal. Pero por otro lado, mi cabeza también empezó a recordar que en anteriores fracasos sonados en una 10K, en el km 4 se me acabaron las fuerzas y a partir de ahí empecé a perder segundos inexorablemente...

Así que primer objetivo. Sobrevivir al km 4 y ver si las piernas responden. Dicho y hecho, seguí fuerte, pero con esa sensación de que aún queda mucha gasolina en el depósito, y en mitad de la Barceloneta pasé por el 4 a 3:46, primera prueba superada, segundo objetivo, pasar por los 10K y empezar a soñar...

El paso por los 5K fue raro... Antes, hay que hacer un giro de 180º que no me gusta nada... :( De ida se sube un poco, de vuelta se baja ese poco que se sube. Pero girar 180º con tanta gente y a esas velocidades, además de peligroso, te corta un poco el ritmo. Además, no sé si fue ese giro o no, el caso es que el km 5 me lo marcó el GPS mucho antes del cartel oficial, he leído algunas quejas al respecto en otras páginas. A partir del 5 ya había algo de diferencia entre la distancia real y la que me marcaba el GPS, que fue aumentando en la segunda mitad. Pasé por el 5 en 19:30 clavados, el reloj me lo marcó en 3:52 pero obviamente fue más. Así que me olvidé de los parciales anteriores, y me concentré en los grandes números.

19:30 en los 5 km, corriendo los otros 5 km a 4:00 igualo mi marca. El día del 39:30 pasé por el 5 en 19:38. Este año había corrido sólo 8 segundos más rápido, aunque los parciales me decían que iba mucho mejor. A lo mejor sí que era verdad que el km 5 no estaba muy bien indicado... El caso es que hace 3 años hice la segunda mitad en casi 20 minutos, 19:52 para ser más exactos, sufriendo mucho y en un final agónico. Pero este año las sensaciones eran muy distintas, nada más cruzar el 5, decidí que tocaba meter una marcha más y seguir robando segundos al crono.

Km 6 en 3:49, km 7 en 3:49 y km 8 en 3:49. Como un robot... :) Siempre con gente alrededor, pero con el grupo mucho más estirado, me sentí más cómodo que nunca en una 10K y empecé a adelantar corredores sin piedad. Aquello era sentir The Flow como hacía tiempo que no recordaba. No es el mismo flow que sientes en una maratón, es algo mucho más intenso, no te da tiempo a fijarte en lo que te rodea, en el público, en los runners de alrededor, ni siquiera en el reloj. Ves que las piernas responden, que la respiración sale sola, que los kilómetros avanzan y tú disfrutas corriendo cuando otras veces en la misma situación estás sufriendo lo indecible...

A esas alturas ya calculaba que mi MMP estaba en el bolsillo, y que podría intentar darle un buen bocado y si aún quedaban fuerzas al final, darlo todo para bajar de los 39 minutos. El km 9 y buena parte del 10 son en la Diagonal, el 9 subiendo un poquito y el 10 bajando un poco más. El 9, algo adulterado por el GPS, me lo marca a 3:41, en ese momento ya estaba corriendo de verdad, bajar de 39 no era mi objetivo principal, pero una vez con mi marca en el bolsillo, y sintiéndome bien de fuerzas, había que intentarlo. Adelanté varios corredores, me acordé de otros años en los que esos últimos 2 km eran un quiero pero no puedo...

El km 10, el del GPS, ya bajando la Diagonal y encarando la última recta, con el arco de llegada a tiro, me sale a 3:37 min/km. Nunca he corrido a ese ritmo, ni haciendo series de 500... :) El GPS me da 220 metros de propina, la última recta, el momento de saborear los anteriores 9.800 metros más rápidos de mi vida, aprieto un poco más, no puedo contener la alegría y levanto el puño, paso por meta y paro el Suunto en 38:37, marcando esos últimos metros a 3:35.




Al final la clasificación oficial me da un tiempo de 38:38, un número precioso y fácil de recordar. Mejor que sea así, porque creo que de esa marca sí que me voy a acordar mucho tiempo, igual que dije en Chicago, cuando tienes el día perfecto y sale la carrera perfecta, mejor que te pille bien entrenado... :) En Nassos fue lo mismo, salió todo bien, las piernas respondieron, los pulmones respondieron, la temperatura era simplemente perfecta para mí, el recorrido ideal, la salida inmejorable, y por suerte, me pilló bien entrenado y creo que ahora sí que me va a costar mucho mejorar esa marca, en el caso de que pueda hacerlo en lo que me queda de vida... :)



Cuando volvíamos a recoger los trastos, apareció el mismo runner que había aparcado al lado, nos preguntamos qué tal había ido, y él estaba muy contento, le funcionó lo de los tirantes, hizo una marca de 38:50 creo recordar, no entramos juntos de milagro... :)

Última charla antes de despedir el año runner con Manu y Toni. Toni, en su salsa, cada vez que me acerco un poco a su marca, el tío la baja más de un minuto... :) Se cascó un 37:05, casi nada... A Manu también le salió muy buena carrera, acabamos los tres muy satisfechos un 2014 plagado de marcas personales, ¡¡¡quién nos iba a decir a nuestra edad que después de más de 6 años corriendo regularmente estaríamos en nuestro mejor momento!!!

2014 ya es historia, una historia espectacular. Empieza 2015 con nuevos retos, lo primero serán medias maratones, Sitges y Granollers. Sitges es quizá la más plana, Granollers en la que hice mi mejor marca. Y ahora que ya no se me pueden desatar los cordones de las zapatillas, quizá podría intentar ir a por marca en una de las dos... Maratonianamente hablando, en marzo, Barcelona, y para octubre, aún no lo tengo claro, pero seguramente haré algo en España, quizá Valencia o San Sebastián. En Barcelona no me planteo hacer marca, el circuito es mucho más duro que Chicago. Quizá en otoño, según cómo llegue de forma, pueda medir mis fuerzas de cara a mi gran objetivo a largo plazo, que no es otro que Boston 2016.

Si en esa maratón de otoño las cosas salen muy bien, podría plantearme que en una carrera como Boston, en la que se exige un nivel muy alto para participar, por lo que la manada será muy rápida, y con un perfil más que interesante, podría salir a morir y pelear por algo que nunca habría siquiera soñado, como bajar de las 3 horas en maratón. Tengo todo un 2015 por delante para pensarlo y trabajarlo... Por ahora, mis rodillas están viviendo una segunda juventud. Si mantengo el peso, mejoro la técnica, sigo aumentando mi resistencia y consigo algo más de potencia... Soñar es gratis... :)