Tabs

lunes, 26 de enero de 2015

¡Ya tenemos plan para otoño!

Me despedía del blog hace un par de semanas con la satisfacción de haber hecho una carrera mala pero una marca muy buena (para mí) en la Mitja de Sitges... Pero no podía pensar entonces las buenas noticias que me iban a traer mis marcas en media maratón. Siempre he pensado que es la distancia en la que peores marcas hago, en comparación con los 10K o la maratón. Pero parece que el NYRR, club organizador de la maratón de Nueva York, no piensa lo mismo... ;)

Todo empezó dos días después de mi última entrada en el blog... Me llegó un tweet de la maratón de Nueva York, que decía que ya se había abierto el plazo para inscribirse. Ya sabemos cómo funciona el proceso, al menos, a rasgos generales... Durante un mes, cualquiera puede inscribirse en el sorteo, la famosa "lottery" para el "non-guaranteed entry". Por el módico precio de 11 dólares, entramos a formar parte de los candidatos a correrla 10 meses después... A principios de marzo se celebra el sorteo, y las estadísticas dicen que alrededor del 10% de los inscritos obtienen plaza.

Mirando la letra pequeña de la web, hay otras maneras de participar en la carrera, algunas con entrada garantizada. Pero los requisitos para entrar automáticamente son especialmente jodidos duros... Está la opción de correr 9 carreras que puntúen en el NYRR e ir de voluntario a una carrera más (esto último se puede sustituir por una donación de 1000$ a NYRR’s Youth and Community Services)...

Y después se puede entrar por marca... Dependiendo del sexo y el grupo de edad. La marca se debe haber hecho en la maratón de Nueva York del año anterior o en una de las medias maratones que se correr también en Nueva York. Pero... El número de plazas no está determinado... Hay un límite, y si ese límite no se llena, se puede entrar habiendo hecho la marca mínima en otra lista de carreras que también se celebran en Nueva York...

Se va complicando el asunto...

Sigo leyendo, y veo que también se puede entrar habiendo hecho la marca mínima en una carrera que no sea del NYRR, y en ese caso, hay un número de plazas limitado (tampoco dice cuántas) que se llenan, ojo al dado, según orden de inscripción. Nada más leerlo me pareció que ese límite era el mismo que el de la categoría anterior, es decir, que si sobraban plazas para los que habían corrido una de las carreras del NYRR, las sobrantes eran ese número limitado de plazas... Aunque volviendo a leer con lupa, parece que no, que son dos límites distintos.

Y lo mejor... La marca mínima se debe acreditar en una carrera de 2014. Y para entrar en un grupo de edad u otro, cuenta la edad que se tenga el 1 de noviembre de 2015, día de la maratón de Nueva York 2015... Curiosidades de la vida, en 2015, tendré 44 años el día de la maratón de Boston, por esa minucia me quedé fuera. Pero el día de la maratón de Nueva York tendré ya 45 años! Y la marca mínima para esa categoría de edad es de 3:05:00 en maratón (OMG) y... Ta-chan!!!! 1:28:00 en media maratón!!! Quién me iba a decir que en febrero de 2014 me saqué el pasaporte para Nueva York en la Mitja de Granollers!!!

Ya me ha pasado alguna vez que me he quedado sin correr una carrera por pensármelo demasiado tiempo. En casa ya habíamos comentado que Nueva York podría ser un destino vacacional ahora que los niños ya empiezan a ser grandes... Así que, no lo pensé dos veces, y me apunté al momento. Según dice la web, en marzo se sabrían los seleccionados...

Pero cuál sería mi sorpresa cuando, cuatro días después, me llega un email del NYRR con el Subject "Event Accepted"... ¿Cómo? Ah, será que han aceptado la preinscripción... O que habrán verificado la marca y me dicen que estoy en la lista... ¡Pues no! ¡Me dicen que tengo plaza asegurada y que me cobrarán la inscripción en los próximos días!




Comento en casa la trastada de haberme apuntado a la maratón, total, son 11 dólares, imagínate que me cogen, nos saldría mucho más barato que por agencia... Y que la trastada ha salido bien y tengo plaza asegurada... :) Así que ese mismo día busqué vuelos bien de precio... Y encontré las últimas cuatro plazas a precio razonable... Así que... En noviembre, repetiré Nueva York, esta vez nos vamos todos, los niños están ya contando los días que faltan para visitar la súper tienda de LEGO y Nintendo World... :D

Así que volviendo a la reflexión de hace un par de semanas... Este año me lo tomaré con más calma... El verdadero objetivo es Boston 2016. Correré la maratón de Barcelona en marzo, entrenaré y trabajaré aspectos como la técnica de carrera, la respiración, la cadencia, etc. durante el año... Disfrutaré la maratón de Nueva York e intentaré ajustar una deuda pendiente que tenemos el puente de Queensborough y yo... Como ya he dicho alguna vez sobre la maratón de Nueva York... Merece la pena correrla al menos una vez... ;)

Los entrenamientos siguen, aunque he bajado un poco el pistón después de Sitges... Además he tenido sendos partidos de fútbol estas dos últimas semanas y una cena en el trabajo, así que no he estado muy regular que digamos. Muchos cochineros y ritmos suaves. Pero eso sí, el sábado me salió una salida interesante en ayunas, 15,72 km a 4:58 min/km y 150 bpm de media. Que fue el prolegómeno de una tirada larga ayer domingo, que empecé tranquilo, me fui animando, y pese a la mano invisible del viento que sopló como pocas veces recuerdo haber visto, acabó con 26,57 km en la saca, a un ritmo medio de 4:42 min/km. Aún faltan semanas... Pero en Barcelona empieza a oler a maratón.

Entrenamientos aparte, hay otra cosa que está empezando a tomar forma... Que es mi nueva entrega de python for runners... :) Estoy haciendo un programa que permita editar tracks y dejarlos de manera que sean lo más parecido a la realidad... :D Por ahora sólo cargo un track y lo represento en una pantalla con imágenes de Google Maps. Se puede hacer pan y zoom, y mover puntos, viendo el tiempo, distancia y velocidad en cada punto, incluso mientras se mueve. Quiero hacer cosas como dibujar una línea y que los puntos cercanos a ella se alineen, para evitar los zigzags que a veces hace el GPS. También quiero poder mover puntos "en bloque", para solucionar los saltos que pega a veces el GPS cuando no ha cogido bien cobertura. Todo, viendo siempre en tiempo real la gráfica de ritmos y la distancia real... Una buena manera de mantener mi cerebro de ex-programador activo y de paso intentar conseguir el track perfecto... A ver si sale bien, y si alguien tiene alguna idea interesante, decídmelo y lo intentaré implementar! :)

martes, 13 de enero de 2015

Crónica de la media maratón de Sitges

Acabé el 2014 on fire, bajando mi marca en 10K después de 3 años, haciendo MMP en mis dos maratones serias del año, y con mis dos mejores marcas en media maratón también en las dos últimas medias que corrí... Supongo que si el estado de forma es una especie de sinusoide, en 2014 ha de estar en la parte alta de la curva, y del mismo modo que en 2013, al menos en lo que a marcas se refiere, estuve un poco estancado, supongo que para el año que empieza ahora tocará asimilar el progreso de 2014, afianzar mis tiempos y quizá descansar un poco y disfrutar del correr de otra manera para volver a la carga unos meses después. Después de 6 años corriendo casi a diario, estoy más que contento de ver que lo estoy haciendo más rápido que nunca, pero también soy consciente de que casi todo en esta vida es una cuestión de ciclos, un paso al lado, dos adelante, y que no se puede pretender progresar indefinidamente, sino que hay que asimilar los progresos obtenidos y eso se hace con tiempo y con cuidado de romper el cántaro que va y viene de la fuente...

Pero pese a que para 2015 me gustaría afianzar los ritmos que he conseguido este año, en Sitges el domingo pasado había media maratón... No del todo llana, pero de bastante mejor perfil que Vilanova y Granollers... Todavía me sentía fuerte después de Nassos y los últimos entrenamientos... Así que no me pareció mala idea salir a cuchillo e intentar correr una media maratón a tope para empezar el año a tope y luego pensar en otras cosas... :)

Esta vez el equipo cobarde estaba compuesto sólo por Toni y por mí. Fuimos en coche a Sitges, con mucho tiempo de antelación, para poder recoger el dorsal, dejar los trastos y calentar a conciencia. Y menos mal que llegamos con muuuucho tiempo, ya que la desastrosa organización fue un suplicio para los que habían decidido madrugar y pagar para correr una media maratón, y se encontraron con una cola imperdonable para recoger los dorsales y dejar las bolsas. Hace 4 años pasó lo mismo, entregaron los dorsales en un hotel y se formó una cola de escándalo y mucha gente se quedó sin poder calentar o tuvo que empezar tarde. Hace dos años y al año pasado entregaron los dorsales en unas carpas en el paseo marítimo, y no recuerdo haber visto grandes colas ni tantos cabreos, parecía que habían encontrado la fórmula buena... Pero este año, vuelta al hotel, a nosotros, que llegamos con mucho tiempo, nos tocó casi media hora de cola, pero muchos otros tuvieron que esperar aún más, así que ni calentamiento, muchos cabreos, y algunos salieron ya con la carrera empezada. Simplemente imperdonable. Me lo pensaré mucho en caso de que me plantee volver el año que viene.

Cuando pudimos dejar de hacer cola, nos quedaba poco tiempo para calentar, unos estiramientos y un rodaje suave por el paseo marítimo, y de repente veo que un runner me saluda... Y me empieza a reñir porque me dijo que me hizo una pregunta en el blog y no le contesté... :O Un poco descolocado por la escena, nos ponemos a hablar los tres, de maratones, de tiempo, de lesiones, las típicas conversaciones de runners para calmar un poco los nervios y hacer más amena la escena, y luego nos volvimos a encontrar ya en la línea de salida...

Por cierto, Carlos... ¡¡¡Sí que te contesté, además al día siguiente!!! :) ¡¡¡Revisa el blog, tío!!! :)

Así estábamos los 3 minutos antes de la salida... Creo que éramos los 3 más canosos del primer cajón... :D


Y así estaba yo ya salido... :)


Concentrado, y pensando en la táctica de carrera... Que era simplemente... Salir a cuchillo, intentando buscar ritmos de entre 4:00 y 4:05, a ver lo que el cuerpo aguantaba.

Y el cuerpo aguantó muy bien los primeros 5 kilómetros, que hice en 20 minutos y pocos segundos... Los tres primeros por debajo de 4:00 min/km, el cuarto y quinto un poco por encima, gracias a la primera subida que siempre se me atraganta... Pero aún así, un ritmo que nunca había llevado en una media. Los siguientes 5 km voy a un ritmo muy constante, entre 3:59 y 4:05, de nuevo mucho mejor que nunca en esta distancia. Paso por el 10 en 40:31, que es un ritmo más de una 10K que de una media... Pero mi plan era salir a por todas, y ver lo que aguantaba...

Un poquito de agua y a seguir corriendo...


El kilómetro 11 y 12 aún salieron bien, a 4:03 y 4:04 min/km respectivamente, pero ya me costaba mucho mantener ese ritmo, como bien se ve a la altura del kilómetro 11...


En el 13 y 14 ya andamos en ritmos de 4:10... El viento, que en la primera vuelta casi no se notaba, empezaba a ser un terrible rival invisible en la segunda... Y la primera subida de la segunda vuelta ya me dejó KO, no volví a sentirme cómodo en lo que quedaba de carrera, el 15 salió a 4:23, ritmos entre 4:06 y 4:14 hasta el 20, pasándolo muy mal, sensaciones malas, me había desfondado en la primera vuelta y en la segunda me pesaban las piernas... Aunque los ritmos no eran malos si los comparo con mis últimas medias, sí que me fastidió no haber calculado bien y haber llegado tan roto al final, con lo bien que había empezado todo.

Pese a las malas sensaciones y a los ritmos más lentos que los de la primera mitad, tenía claro que 2015 iba a empezar con mejor marca personal en media maratón, bajar de 1:26 ya no era viable después del bajón en el km 15, pero bajar de 1:27 sí que parecía posible si resistía los últimos metros... El km 21 lo pude hacer a 4:03, y los últimos metros a 4:04, así que pude parar el reloj en 1:26:53 y llevarme la MMP a casa, bajando 51 segundos la marca de Granollers 2014.


Lo de parar el reloj... Es textual... :(


El lunes decidí salir a hacer 9 km cochineros para estirar las piernas... Y llegando a la oficina en tren, por primera vez en más de un año, me tuve que bajar una parada antes por una avería... Y la avería no era otra cosa que un atropello un par de estaciones más adelante... :( Así que se suspendió el servicio, y en vez de usar un cutre autobús lanzadera, me encontré con un compi futbolero y nos fuimos a la oficina andando en 15 minutos a paso de legionario... :) Así que para hoy martes sí que era necesario un descanso... Pero como era el día que mejor iba a todos para el fútbol... Pues hoy tocó fútbol... :) Y mañana sí, un inmerecido descanso!!!

Ahora 2 semanas de vuelta a la normalidad de los entrenamientos maratonianos... Y el 1 de febrero, la media maratón de Granollers, una clásica y ejemplo de buena organización. Para esas fechas ya estaré con un ojo puesto en la maratón de Barcelona. Así que creo que este 1:26:53 va a durar algunos meses... :) Ya veremos cuando se acerque el día...

viernes, 2 de enero de 2015

La guinda al 2014

Faltaban horas para acabar 2014 cuando escribía que había sido, de largo, mi mejor año deportivamente hablando. Quedaba todavía un último reto pendiente, la 10K por excelencia de Barcelona, la más plana, en la época del año ideal, en un horario especial pero muy bueno para correr, la oportunidad que espero cada año para intentar hacer un 10K en menos de 40 minutos.

El año pasado lo conseguí por los pelos, literalmente, 39:58 agonizando en un último sprint... Hace dos años me salió fatal, problemas digestivos me llevaron a hacer una marca que no reflejaba mi preparación. Y en 2011 fue donde hice mi mejor marca en 10K, un 39:30 que no me esperaba, pero que me supo a gloria.

Tres años sin bajar mi marca en 10K empezaba a ser preocupante. Aunque a mi edad, lo normal es mejorar en resistencia y perder algo de potencia y fuerza. Pero los últimos meses he notado cambios que me hacían pensar que podía intentarlo. Primero, haber perdido peso. Si alguien quiere hacerlo, le animo a que pruebe FitBit, hay que trabajar, ser constante y sacrificarse un poco, pero sin una ayuda extra en forma de seguimiento es aún más difícil. A mí me ha ido muy bien, he perdido casi 10 kilos y me he estabilizado en un peso que mis rodillas agradecen cada día... :)

El otro cambio ha sido trabajar un poco más fuerza y potencia estas últimas semanas. El cambio de piso me ha llevado a empezar y acabar los entrenamientos a 55 metros sobre el nivel del mar. Corriendo habitualmente por el río, el cambio implica que cada día me tocan unos últimos 700 metros con un desnivel de más o menos 50 metros, así a ojo una pendiente del 8%. Y además, después de haber descubierto Zombis Run!, llevo unos cuantos entrenamientos en los que meto unos sprints de 1 minuto a todo lo que me dan las piernas, con el objetivo principal de huir de un ataque zombi, y el secundario de mejorar mi potencia y capacidad de recuperación... :)

Imagino que estas dos cosas ayudan de cara a una 10K. Así que me presenté en la salida con muchas ganas de comprobarlo e intentar mejorar mi marca. Ahí estaban Manu y Toni, los tres dispuestos a correr con muchas ganas y hacer algo de estómago para la cena de nochevieja... :)

Mientras dejábamos los trastos en la moto, un primer encuentro casual con otro runner que aparcó por ahí cerca. Me vio en camiseta de tirantes, y preguntó en todo simpático si hacía mucho frío... :) La verdad es que hacía un frío que pelaba, pero mi elección era clara, correr lo más cómodo y ligero posible, sin mangas, manguitos, bufandas, guantes o brazaletes para el iPhone, yo, mi GPS, mi FitBit y nada más... :) El runner también nos dijo que correría en tirantes, que dejaría la camiseta térmica para otro día... Y creo que fue buena idea, ¡ya veréis por qué!

Llegamos con tiempo de sobra, última visita al baño, todo un invento esto de los urinarios bípedos en los que mean cuatro donde antes sólo lo hacía uno. Tiempo para calentar y estirar bien, entrar en calor, y meternos en nuestros respectivos cajones. Este año, cajón verde, para corredores con marcas de entre 37' y 40', es decir, iba a ser de los lentos de la manada, una motivación más para intentar llevar un ritmo más exigente dejándome llevar por los galgos que me rodeaban.

Unos minutos de espera, charlando con Toni, pistoletazo y se acabó lo que se daba, ahora se trataba de correr, intentar salir muy fuerte, no bajar el ritmo en ningún momento, y apretar al final, la clásica táctica keniana... :)

En las 10K siempre salgo fuerte, y a veces lo pago. Creo que hay poco margen para recuperar lo que no se ha corrido los primeros kilómetros. Y para bajar unos segundos hay que correr mucho toda la carrera, así que empecé a correr al ritmo de la manada, pero cuando a los 500 metros el ritmo medio me marcaba 3:35 min/km, pensé que una cosa es salir rápido y otra suicidarse... Se estiró un poquito la marabunta inicial de runners, levanté unos milímetros el pie del acelerador, y pasé por el km 1 en 3:42 min/km, con la sensación de no ir tan rápido, y pensando que esto no había hecho más que empezar...

Es curioso lo rápido que cambiamos el chip. Desde hace años, cada vez que veo un ritmo por debajo de 4:00 min/km me asusto, empiezo a pensar que mi límite está muy cerca y que estoy jugando con fuego. Pero 4:00 no es más que un maldito número, como cualquier otro. Empecé el segundo kilómetro un poco asustado con esa media de 3:42, pero lo acabé a 3:50, que debería ser una locura, pero comparándolo con el anterior me pareció hasta un poco conservador... Lo que decía, qué rápido cambiamos el chip... :)

Cuando salgo fuerte en una 10K, el impulso inicial perdura sin ningún problema durante los 3 primeros kilómetros. Y el tercero a 3:48 da fe de ello. Mi cabeza empezó a elucubrar teorías... En 3 km ya había rascado 30 segundos a un ritmo de referencia de 4:00, haciendo los otros 7 km a los susodichos 4:00 min/km igualaría mi marca personal. Pero por otro lado, mi cabeza también empezó a recordar que en anteriores fracasos sonados en una 10K, en el km 4 se me acabaron las fuerzas y a partir de ahí empecé a perder segundos inexorablemente...

Así que primer objetivo. Sobrevivir al km 4 y ver si las piernas responden. Dicho y hecho, seguí fuerte, pero con esa sensación de que aún queda mucha gasolina en el depósito, y en mitad de la Barceloneta pasé por el 4 a 3:46, primera prueba superada, segundo objetivo, pasar por los 10K y empezar a soñar...

El paso por los 5K fue raro... Antes, hay que hacer un giro de 180º que no me gusta nada... :( De ida se sube un poco, de vuelta se baja ese poco que se sube. Pero girar 180º con tanta gente y a esas velocidades, además de peligroso, te corta un poco el ritmo. Además, no sé si fue ese giro o no, el caso es que el km 5 me lo marcó el GPS mucho antes del cartel oficial, he leído algunas quejas al respecto en otras páginas. A partir del 5 ya había algo de diferencia entre la distancia real y la que me marcaba el GPS, que fue aumentando en la segunda mitad. Pasé por el 5 en 19:30 clavados, el reloj me lo marcó en 3:52 pero obviamente fue más. Así que me olvidé de los parciales anteriores, y me concentré en los grandes números.

19:30 en los 5 km, corriendo los otros 5 km a 4:00 igualo mi marca. El día del 39:30 pasé por el 5 en 19:38. Este año había corrido sólo 8 segundos más rápido, aunque los parciales me decían que iba mucho mejor. A lo mejor sí que era verdad que el km 5 no estaba muy bien indicado... El caso es que hace 3 años hice la segunda mitad en casi 20 minutos, 19:52 para ser más exactos, sufriendo mucho y en un final agónico. Pero este año las sensaciones eran muy distintas, nada más cruzar el 5, decidí que tocaba meter una marcha más y seguir robando segundos al crono.

Km 6 en 3:49, km 7 en 3:49 y km 8 en 3:49. Como un robot... :) Siempre con gente alrededor, pero con el grupo mucho más estirado, me sentí más cómodo que nunca en una 10K y empecé a adelantar corredores sin piedad. Aquello era sentir The Flow como hacía tiempo que no recordaba. No es el mismo flow que sientes en una maratón, es algo mucho más intenso, no te da tiempo a fijarte en lo que te rodea, en el público, en los runners de alrededor, ni siquiera en el reloj. Ves que las piernas responden, que la respiración sale sola, que los kilómetros avanzan y tú disfrutas corriendo cuando otras veces en la misma situación estás sufriendo lo indecible...

A esas alturas ya calculaba que mi MMP estaba en el bolsillo, y que podría intentar darle un buen bocado y si aún quedaban fuerzas al final, darlo todo para bajar de los 39 minutos. El km 9 y buena parte del 10 son en la Diagonal, el 9 subiendo un poquito y el 10 bajando un poco más. El 9, algo adulterado por el GPS, me lo marca a 3:41, en ese momento ya estaba corriendo de verdad, bajar de 39 no era mi objetivo principal, pero una vez con mi marca en el bolsillo, y sintiéndome bien de fuerzas, había que intentarlo. Adelanté varios corredores, me acordé de otros años en los que esos últimos 2 km eran un quiero pero no puedo...

El km 10, el del GPS, ya bajando la Diagonal y encarando la última recta, con el arco de llegada a tiro, me sale a 3:37 min/km. Nunca he corrido a ese ritmo, ni haciendo series de 500... :) El GPS me da 220 metros de propina, la última recta, el momento de saborear los anteriores 9.800 metros más rápidos de mi vida, aprieto un poco más, no puedo contener la alegría y levanto el puño, paso por meta y paro el Suunto en 38:37, marcando esos últimos metros a 3:35.




Al final la clasificación oficial me da un tiempo de 38:38, un número precioso y fácil de recordar. Mejor que sea así, porque creo que de esa marca sí que me voy a acordar mucho tiempo, igual que dije en Chicago, cuando tienes el día perfecto y sale la carrera perfecta, mejor que te pille bien entrenado... :) En Nassos fue lo mismo, salió todo bien, las piernas respondieron, los pulmones respondieron, la temperatura era simplemente perfecta para mí, el recorrido ideal, la salida inmejorable, y por suerte, me pilló bien entrenado y creo que ahora sí que me va a costar mucho mejorar esa marca, en el caso de que pueda hacerlo en lo que me queda de vida... :)



Cuando volvíamos a recoger los trastos, apareció el mismo runner que había aparcado al lado, nos preguntamos qué tal había ido, y él estaba muy contento, le funcionó lo de los tirantes, hizo una marca de 38:50 creo recordar, no entramos juntos de milagro... :)

Última charla antes de despedir el año runner con Manu y Toni. Toni, en su salsa, cada vez que me acerco un poco a su marca, el tío la baja más de un minuto... :) Se cascó un 37:05, casi nada... A Manu también le salió muy buena carrera, acabamos los tres muy satisfechos un 2014 plagado de marcas personales, ¡¡¡quién nos iba a decir a nuestra edad que después de más de 6 años corriendo regularmente estaríamos en nuestro mejor momento!!!

2014 ya es historia, una historia espectacular. Empieza 2015 con nuevos retos, lo primero serán medias maratones, Sitges y Granollers. Sitges es quizá la más plana, Granollers en la que hice mi mejor marca. Y ahora que ya no se me pueden desatar los cordones de las zapatillas, quizá podría intentar ir a por marca en una de las dos... Maratonianamente hablando, en marzo, Barcelona, y para octubre, aún no lo tengo claro, pero seguramente haré algo en España, quizá Valencia o San Sebastián. En Barcelona no me planteo hacer marca, el circuito es mucho más duro que Chicago. Quizá en otoño, según cómo llegue de forma, pueda medir mis fuerzas de cara a mi gran objetivo a largo plazo, que no es otro que Boston 2016.

Si en esa maratón de otoño las cosas salen muy bien, podría plantearme que en una carrera como Boston, en la que se exige un nivel muy alto para participar, por lo que la manada será muy rápida, y con un perfil más que interesante, podría salir a morir y pelear por algo que nunca habría siquiera soñado, como bajar de las 3 horas en maratón. Tengo todo un 2015 por delante para pensarlo y trabajarlo... Por ahora, mis rodillas están viviendo una segunda juventud. Si mantengo el peso, mejoro la técnica, sigo aumentando mi resistencia y consigo algo más de potencia... Soñar es gratis... :)

martes, 30 de diciembre de 2014

A ver cómo acaba el año...

Aún quedan algunas horas y todavía tengo una última oportunidad de poner la guinda a un gran año deportivamente hablando...

En 2013 me quedé con las ganas de hacer un sub 3:15 en maratón, quería haberlo hecho en Barcelona, pero que me quedé en 3:21, sufriendo mucho al final. Fue mi mejor maratón de Barcelona, pero esa carrera y yo aún no estamos en paz, en marzo espero ajustar cuentas con ella... :) En cambio este año sí que bajé del 3:15, en un circuito más propicio aunque el calor de Sevilla al final casi puede conmigo. Esa marca me abrió las puertas de Chicago, aunque las de Boston se me cerraron por pocos segundos. Pero no importa, quizá por la rabia de haberme quedado fuera de Boston por tan poco tiempo, en Chicago corrí mucho más serio y motivado que nunca, y me salió la carrera soñada, sub 3:10 con un final pletórico, haciendo los últimos 1000 metros a 3:56 min/km y asegurando Boston 2016 con muchísimo margen. En lo que a maratón respecta, mis dos mejores marcas son de 2014, así que estoy más que satisfecho de cómo me ha ido el año. Y entre Sevilla y Chicago aún tuve tiempo de correr de nuevo la maratón de Barcelona, 3 semanas después de Sevilla, y hacer un sub 3:30 ayudando a Manu a conseguir ese mismo reto.

Soy maratoniano, o maratonista, como prefiere la RAE... :) Pero correr una maratón a medias, o mejor dicho, una media maratón, es otro reto también importante. Mi marca en media maratón tenía bastante margen de mejora, tenía un 1:29:05 de finales de 2013, pero pensaba que debía correr bien por debajo de 1:28:00 si el circuito era cómodo y el día acompañaba... Y también 2014 fue el año en el que pude poner a la media en su sitio... :) 1:27:43 en Granollers, y 1:28:04 en Vilanova, dos carreras no precisamente planas, pero dos carreras en las que he hecho mis dos mejores marcas en media maratón, de nuevo, ambas en 2014.

Pero aún queda una espinita que espero poder sacarme mañana... Mi marca en 10K es de 39:30, y se remonta a 2011. Desde el 31 de diciembre de 2011 sólo he sido capaz de bajar de los 40 minutos una vez más, en la Nassos del año pasado (39:58), y me quedé a las puertas un par de veces más en 2014... Este año sí que me veo capaz de bajar de los 40 minutos bien... Y me voy a mojar, no sé si podré, pero saldré con la intención de mejorar mi marca y poner el broche perfecto a 2014.

No he hecho una preparación muy específica después de la Mitja de Vilanova. He seguido con mi Zombis, Run!, lo que indirectamente ha supuesto meter un poco de calidad y sobre todo entrenamiento de potencia en los últimos cochineros. No sé si alguien se ha animado a probarlo, el caso es que yo soy incapaz de no ponerme a 3:45 min/km cuando escucho el temible "Zombis detected!"... :) Lo he seguido usando en los rodajes de 10K por el río y también lo usé en una tirada larga, creo que las 7 persecuciones zombis que logré evitar deben haber sido buenas de cara a una 10K... :D

Seguiré con mis zombis en 2015, la historia se está poniendo interesante, aunque no me gusta el rollo de la Runner 8... :D Pero con lo que se está fraguando en New Canton, no puedo dejar el refugio de Abel así por las buenas... ;)

Eso sí, para el último entrenamiento, el de ayer, decidí desactivar los ataques zombi y concentrarme únicamente en la cafrada que tenía preparada, que eran mis habituales series en cuesta de dos días antes de una 10K. El Espíritu Santo me pilla lejos, y hace poco descubrí que al lado mismo de casa tengo una calle completamente recta, con un tramo de 500 metros justos a una pendiente de aproximadamente el 10%... Como para no hacerlas ahí!!! Además, de bonus, en los últimos 50 metros más o menos la pendiente aumenta un poco más, tanto que desde la primera a la última, acabé cada intervalo doblado y sin poder caminar. Tengo que aprender a calibrar el ritmo, la que mejor me salió fue la primera, un delito si hablamos de series. Obviamente salí muy osado y lo pagué al final. Pero aprenderé a hacerlas en mi nuevo hábitat, porque pienso repetir, la sensación que queda después de cascarse 5 subidas como ésa no tiene desperdicio.




Hoy descanso y mañana a las 17:30 estaré en el segundo cajón de la Nassos 2014, con Yuki Kawauchi a apenas 5 metros por delante de mí. Nunca he sido fan de casi nadie, sí que he sido admirador de algún programador de videojuegos de los 80 y algún que otro futbolista, y en lo que a maratón se refiere, si tuviera que elegir a alguien a quien admiro especialmente, ése sería el amigo Kawauchi. Va a ser curioso pensar que vamos a correr la misma carrera y que vamos a salir a la vez... Espero verle de refilón en la salida porque cuando yo llegue supongo que él ya estará en el hotel... :)

¡Nos leemos en 2015! ¡Que tengáis todos un genial final de año y un mejor inicio del que viene!

sábado, 20 de diciembre de 2014

Zombies, Run!

¡¡¡Bruuuuuuutal!!! Si eres runner, geek y un poco muy friki, tienes que probarlo, es una App para iPhone y Android, ¡y es simplemente alucinante!


He probado muchas frikadas corriendo con el móvil. RunKeeper me acompaña desde junio de 2009, he probado otras Apps para correr, llevo un FitBit Flex todo el día en la muñeca que se sincroniza con el móvil, por supuesto, el Suunto Ambit3 y antes el Forerunner 310XT también están al día con sus respectivos clientes móviles, he corrido con música y sin música, he probado metrónomos y diversos monitores de frecuencia cardíaca, cordones elásticos con bloqueo por muelle, el iPhone 6 mide mis pasos, calorías consumidas y pisos subidos, y seguramente se me olvida alguna cosa muy geek que he usado para entrenar.. Todo conocido, y con casi todo contento, cumpliendo con las previsiones... Pocas cosas me han sorprendido o han superado mis expectativas, quizá el Ambit3 sí que me ha deparado alguna sorpresa agradable, pero lo demás no.

Pero nada me ha sorprendido tanto como Zombies, Run! Simplemente, me lo he pasado pipa corriendo esta mañana, y tengo muchas ganas de seguir la aventura... :)

Además, aunque hace tiempo que no tengo contacto con ellos, ya sabéis que he tenido diversas experiencias con zombis en estos años de runner... Más motivo aún para probar...

¿De qué va esto del Zombies, Run!? Pues no es más que otra App para correr. Aunque antes de correr, le puedes decir si quieres jugar media hora o una hora. Yo le dije una hora. Que es algo más de lo que tardo en hacer los 10km y pico desde casa hasta el final del paseo fluvial del Besós, ida y vuelta. Le das a Play, y empiezas a correr, hasta aquí todo normal. Pero desde que le das al Play y empiezas a correr, todo cambia y nada se parece a lo que hayas hecho antes con otras Apps...
Empiezas a escuchar voces... Vas en un helicóptero, sobrevolando una zona bajo el apocalipsis zombi... Con tan mala suerte que el helicóptero es derribado por un misil... Sobrevives casi de milagro, y por suerte, a través de a radio pueden contactar contigo desde Abel, una zona segura... Te van dando instrucciones... Que básicamente consisten en correr, recoger objetos que serán muy útiles en Abel, y sobre todo, huir de los zombis... :) No voy a hacer spoilers, pero la verdad es que la historia me pareció muy buena, el primer capítulo ya me ha enganchado, tiene detalles muy de serie americana... ;)

Creo que si a alguien le ha picado el gusanillo no debería contar nada más, para que podáis llevaros las sorpresillas que me llevé yo... :) Eso sí, nivel de inglés mínimo, pues no está doblado. Entre trozo de historia y trozo de historia, la App reproduce música de vuestra playlist, y cuando os sigue un grupo de zombis, hay que acelerar y dejarlos atrás...

Me lo tomé tan en serio, que en la quinta persecución, la mejor, no doy más datos para que nadie me llame spoiler, me crucé con un amigo que iba con si hijo, ya en el centro de Santa Coloma, estaba tan metido en la historia que luego en el Movescount vi que iba a 3:45 min/km, y el amigo se tapó la cara, me miró como diciendo que si estaba loco, y le grité que me estaban persiguiendo unos zombis, no sé si se enteró media Santa Coloma... :D

Pero lo mejor es que, con la motivación de los zombis, llegué a casa con 10 km en menos de 50 minutos, aún quedaban unos 10 minutos de la primera misión, así que decidí seguir hacia arriba, y descubrí, después de llevar 44 años viviendo en Santa Coloma y 7 corriendo por ella, la calle Santa Eulalia, la cuesta en línea recta más cafre que he conocido, la subí a más de 6:00 min/km, el último tramo, casi clavado a más de 7:30 min/km, menos mal que no salieron zombis en ese tramo, los últimos, ya casi acabando la misión, me tocaron cuesta abajo y no me costó dejarlos atrás... :D

El resto de la semana, después de la Mitja de Vilanova, he estado más suelto de lo que pensaba después del esfuerzo... Lunes descanso, martes 10 km en progresivo, empezando casi a 6:00 y acabando a 4:50, el miércoles 10 km un poco exigentes, a 5:09 min/km, que a esas horas de la madrugada requiere apretar un poco, y el jueves, un cochinero de ésos que rejuvenece, 10 km más a 5:36.

Mañana tirada larga, a ritmo suave, a capilarizar se ha dicho... Además, los zombis me han dejado hoy las piernas cargadas, más motivo para no hacer el loco por el litoral... No sé si ponerme otro capítulo de Zombies, Run!, lo mismo lo hago, después de la hora de historia, la App se pone en modo radio, puedes seguir recogiendo objetos y escuchando música. Vale, ya me he convencido, lo haré... :D

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Crónica de la Mitja de Vilanova 2014

La media maratón de cada año, la de Vilanova, que vengo corriendo ininterrumpidamente desde que debuté en la distancia en 2009, ya es historia, y ha pasado a la pequeña historia de mis carreras con muy buena nota... :)

Desde que me quité el dorsal de la Jean Bouin estuve pensando que este invierno llego más o menos bien de forma para intentar que las clásicas de estas fechas, Mitja de Vilanova, Nassos, Mitja de Sitges y Mitja de Granollers, puedan dar alguna sorpresa y por qué no alguna buena marca. Así que estas tres últimas semanas he entrenado pensando un poco en los 21 km del domingo pasado... Dos días después de la Jean Bouin, no me costó hacer un rodaje de 5 km Easy y 4 km Tempo a 4:39, 4:39, 4:39 y 4:26. Cochineros, fartleks y progresivos durante un par de semanas, y el jueves pasado último entrenamiento pensando en la carrera, un 3x2000 cuyos dosmiles salieron a 4:18, 4:24 y 4:21, que a las 5:30am y con mucho viento en contra no están nada mal... :)

Para celebrarlo... Disfruté de la comida de empresa del viernes...

 

Y de la cena con amigos el mismo viernes...

 

Así que llegó el día de la carrera, con mucha energía en el cuerpo, con unos entrenamientos interesantes, y habiendo podido dormir un poco más de la cuenta... Manu pasó por casa y con una hora de tiempo ya estábamos recogiendo el dorsal de esta guisa:


Temperatura ideal, un poco de frío del que se pasa rápido nada más empezar a correr, carrera todavía poco masificada, sólo 1000 corredores, mucho civismo debajo del arco de salida, lo que me permitió colocarme cerca de la cabeza de carrera, todo estaba de cara, y las sensaciones durante el calentamiento eran buenas. Así que no había otra... Salir con el cuchillo entre los dientes, y ver qué pasaba.

Los primeros metros, dejándome llevar por la manada, empezaron con el Ambit3 marcando 3:30 min/km... Obviamente ese ritmo no lo podía mantener mucho tiempo. Y antes de acabar el primer kilómetro ya iba a un ritmo más normal dadas las circunstancias, de 4:05 min/km, mejor que el de hace un año. Las piernas lo llevaban bien, y los primeros 7 kilómetros salieron a ritmos de entre 3:58 y 4:09, en función de los pequeños toboganes que se iban alternando... Ritmo bastante interesantes, sensación de comodidad, todo iba sobre ruedas, esto pintaba bien.

Pero pasado el kilómetro 7, poco antes de entrar en el puerto... Primer problema... Noto algo raro en la zapatilla del pie derecho, algo falla... ¡Los cordones! Nunca me había pasado en una carrera, ¡se me había desatado el cordón de la zapatilla! Paré a un lado, me volví a hacer el lazo, y apreté bien para que no volviera a pasar... Costó un poco volver a coger el ritmo, pero el kilómetro 8 salió a 4:15, no perdí demasiado tiempo, aunque sí que me noté menos cómodo que antes del accidente...

Sería el cordón, o sería que el ritmo inicial era demasiado alto, el caso es que entre el km 8 y el 13 corrí entre 4:08 y 4:10, algo más lento pero a ritmo de MMP, aunque tenía todavía por delante las rampas del km 15 al 18, en las que siempre he perdido tiempo.

Y a falta de un par de kilómetros para llegar al tramo más complicado, lo que no me ha pasado en 105 carreras con dorsal, me vuelve a pasar otra vez... ¡Se me desató de nuevo el cordón! No me lo podía creer, ¡pero si esas zapatillas las he usado muchas veces! Nada, hay que parar otra vez... De nuevo me echo a un lado, me hago el nudo, lo aprieto bien fuerte, y volver a la carrera se me hace más duro que la primera vez... Siento un ligero mareo, supongo que el riego sanguíneo concentrado en las piernas, y bajar y subir la cabeza un poco rápido es mala combinación... Me cuesta mucho más volver a coger el ritmo... Y sé que en poco tiempo empiezan las subidas por la carretera, donde peor lo paso. Así que mantengo el ritmo, me tomo un leve respiro, y hago el 13 en 4:38 (parón incluido) y el 14 en 4:13.

Empieza lo jodido... Son tres kilómetros por una carretera de ida y vuelta, con rampas que llevando 4 kilómetros encima se hacen un poco duras, una zona rompepiernas donde los últimos 5 años he perdido mucho tiempo y fuerzas... Pero esta vez no salió tan mal, 15, 16 y 17 en 4:24, 4:20 y 4:24, y el 18, ya más llano, en 4:10. Como suele pasar en estos tramos de ida y vuelta... Viendo la pinta de galgos que llevaban los que ya venían de vuelta, pensando lo mucho que tengo todavía por mejorar... Pero tras dar la vuelta, viendo los que vienen cuando yo ya vuelvo, y pensando que tampoco ando tan mal... :)


  


Me quedan 3 kilómetros. Miro el reloj y hago mis cálculos. Mi MMP en media maratón es de 1:27:43. Ya veo que si hago los 3 km que me quedan a 4:10 no lo voy a conseguir. Pero sí que parece que mi marca en esta carrera puedo mejorarla. No tengo nada que perder, así que me digo a mí mismo, vamos, queda un tresmil, a ver si puedo apretar un poco y mantener un buen ritmo, sería una buena referencia ver cómo ando de combustible en el km 19 si vuelvo a intentar bajar mi marca en media maratón este invierno...

Dicho y hecho, aprieto un poco los dientes, empiezo a pasar corredores, y cae el primer km a 4:01, el segundo a 4:00 y el tercero a 4:03, sufriendo un poco más con el perfil ascendente, me voy a quedar a las puertas de mi MMP, acabo los últimos metros manteniendo el ritmo y paro el reloj en 1:28:04, apenas a 20 segundos de mi MMP... 20 segundos que se me fueron atándome los cordones dos veces... :(


Acabo de recibir de Wiggle unos cordones elásticos con bloqueo por muelle, si quiero mejorar mis marcas me son imprescindibles... :) Porque ése es el plan. Por primera vez desde diciembre de 2011, me veo en condiciones de intentar bajar mi marca en 10K... En la Jean Bouin lo intuí... Y en Vilanova creo que he acabado de convencerme de que, si estos días lo preparo un poco a conciencia, puedo intentar bajar el 39:30 de Nassos 2011. Mola, ya tengo plan para estas vacaciones... ;)

domingo, 23 de noviembre de 2014

Crónica de la Jean Bouin 2014, y mini análisis de Suunto Ambit3

Después de mi aventura bi-maratoniana, y tras reponer fuerzas convenientemente a base de comer como un gorrino, he comenzado la mini preparación, más bien diría una adaptación, para afrontar las 10K y medias maratones clásicas del otoño-invierno, mi época favorita para correr. Las dos maratones me dejaron, sobre todo la segunda, un poco tocado físicamente. Dos veces tuve que abortar un entrenamiento porque las molestias en las rodillas se hacían insoportables... Pero a base de ritmos suaves, sin dejar de hacer mis ejercicios de cuádriceps cada día y a medida que el cuerpo se iba regenerando, las molestias pasaron a la historia y pude poco a poco volver a coger un ritmo normal de entrenamientos.

Bueno, y dejar de comer, tampoco es que haya dejado de comer.......

 

Mi última entrada es de hace dos semanas, y en este tiempo ha habido varios cambios en mis cacharritos de correr... :) Mis cacharritos habituales eran, un iPhone 4S en el brazo con el RunKeeper, un Forerunner 310XT en la muñeca, y desde hace algo más de un año, el FitBit como monitor de actividad diaria y despertador silencioso. Y la revolución llegó hace poco...

Para empezar, cambio de iPhone, me salté el iPhone 5, pero finalmente cayó el iPhone 6 porque el 4S ya andaba muy justo para ciertas cosas. Ya había leído que viene con soporte nativo para monitorizar la actividad física, usando los sensores que vienen en el propio teléfono, y además permitiendo que cualquier aplicación proporcione datos extra (entrenamientos, comida, etc.). No le di mucha importancia al principio, pero cuando al fin me puse a cacharrear con él, vi que lo que hace es genial, muy del estilo de Apple, tú no te enteras ni tienes que hacer nada raro, y el teléfono lo hace todo el solito... :) Vi que desde hacía varios días el teléfono iba guardando los pasos que doy, los pisos que subo y la distancia recorrida. Me faltaba un dato, los kilómetros entrenando, eso ya no lo hace el teléfono, sino que lo tiene que proporcionar alguna aplicación, como el RunKeeper. Pues no. El RunKeeper no lo hace. Troleé en su foro de soporte técnico, y la respuesta fue decepcionante... Soy (era) un usuario activo de RunKeeper desde junio de 2009, tengo 1.107 entrenamientos registrados, 13.990 km corridos y 1.094.018 de calorías consumidas con el teléfono en el brazo... Y resulta que me dicen en el foro que la integración con HealthKit no tiene fecha, cuando muchas otras aplicaciones ya lo soportan sin problema. Parece obvio es que el problema es que RunKeeper vende su propio sistema de Health Tracking por una módica cuota mensual, cuando el del iPhone sale gratis, y también parece que nos toman por tontos han decidido que no es una prioridad dar ese soporte a los usuarios de iPhone... Así que... Bye, RunKeeper, gracias por todo.

Por ahora estoy probando con MapMyRun, que funciona igual de bien que RunKeeper y que sí que alimenta de datos el Health Kit. ¿Alguien tiene alguna otra opción que pueda probar? :)

Y el segundo cacharrito jubilado ha sido mi Forerunner 310XT. Ya llevaba un tiempo mosqueado con Garmin... Desde que decidieron migrar todo su software a web, ha ido fallando con demasiada frecuencia. Cuando fui a París, me hice una ruta con Google Maps, como ya había hecho otras veces, y no hubo manera humana de importarla y añadirla al reloj. Probé de mil maneras, y siempre acababa con "Ha habido un error al importar la ruta". Y poco después de volver, en un accidente doméstico bastante cutre, se me cayó al suelo y se rompió el enganche de la correa al reloj, de modo que no había manera de volver a poner la correa... Miré algunas opciones y pedí consejo, y decidí que ya era hora de jubilar a Garmin y pasarme a Suunto, así que a los dos días llegaba a la oficina un precioso Suunto3, todo un GPS para Gentleman Runners... :)




Aún no le he sacado todo el partido que tiene, pero lo poco que he visto me ha dejado prendado. Para empezar, lo puedo llevar todo el día, si el GPS no está activado, se pone en modo de consumo mínimo y dura unos 5 días, según mis primeras pruebas. Ah, y de regalo, si lo llevas puesto, también actúa como monitor de actividad física y te va diciendo las calorías que consumes. Aunque teniendo el Fitbit y el iPhone 6, por ahora no me planteo salir con 3 monitores de actividad física a la vez... :D

Otra cosa genial, el reloj te informa de la batería restante en porcentaje, no con 4 caprichosas barras. También tiene alarma y se conecta al iPhone por Bluetooth, pudiendo recibir las notificaciones que llegan al teléfono en el reloj. Está gracioso eso de ver lo que ha puesto un amigo en el Apalabrados mientras corres... ;)

Lo mejor, la sincronización inalámbrica. El Forerunner se sincronizaba bien por cable, o bien de manera inalámbrica, pero había que poner un cacharrito en el Mac para que se comunique. Ahora no, el reloj se comunica con el iPhone, y éste envía el entrenamiento a internet, ahora sí, sin cables, sin cacharritos y sin manos... :)

Otra cosa que me ha encantado, es que con los sensores que lleva incluido, también mide la cadencia, aunque a veces me ha fallado un poco... :( También parece muy fiable el ritmo actual, que oscila bastante poco, y sirve de buena referencia cuando se están haciendo series o fartleks.

Pero lo mejor aún no lo he podido probar... ¡Lo mejor es que se puede programar! Programar, sí, con if, else, etc... :D Lo que hacemos con un microondas o un Forerunner no es programar, es parametrizar un programa ya existente. En el caso del Suunto, puedes programar entrenamientos muy complejos, a ver qué me invento, y probarlos en una especie de simulador que hay en su web.

Seguiré investigando el cacharrito... Ya iré contando si descubro algo espectacular, aunque por ahora está superando mis expectativas.

Ah, y por supuesto, la ruta que hice con Google Maps y el Garmin no quiso aceptar... En el Movescount entró a la primera... :)

Los entrenamientos, de todo un poco, aunque trabajando un poco más de lo habitual series cortas. Eso sí, el domingo pasado apetecía una tirada larga, según mi definición de al menos 21 kilómetros, menos de una media no es tirada larga para mí... :) Salí a ver cómo respondía el cuerpo, pensando que si las piernas querían marcha había que dársela, y salieron a 4:38 de media, no me quejo. Unos días antes había probado series de 1.000, entre 4:07 y 4:11, y esta misma semana un fartlek de 2 minutos intensos y 4 cochineros. Los intensos salieron entre 3:49 y 3:57, excepto el primero a 4:06... Mejor, mejor...

Y esta mañana, tocaba probar una 10K, la temible Jean Bouin, con final en el Paralelo, y cuando ya se ha acabado el Paralelo, otra subida aún peor por si a alguien todavía le quedaban fuerzas... :)

Esta vez mis compañeros de fatigas eran Alberto y Emilio, que se están aficionando a esto del running y sacándole mucho provecho... :)



Y yo que sigo haciéndome las fotos con el dilatador nasal puesto... :(

Llegamos con tiempo, sesión teórico-práctica de estiramientos, charlas pre-carrera, ¡y todo el mundo a sus cajones que tocaba correr!

No tenía un objetivo claro. Sí que es cierto que hay una vocecilla que me dice de vez en cuando que tengo que correr una 10K en condiciones, que desde que empecé a portarme bien con la comida y el FitBit, no he tenido aún oportunidad de intentar correr rápido una 10K llanita. Tengo la referencia del año pasado por estas fechas, aún no había perdido tanto peso, corrí también Jean Bouin en 41:52 y un mes después la Nassos en 39:58. La Jean Bouin nunca se me ha dado demasiado bien... Fue mi primera carrera en 2008 (51:24), repetí en 2009 (43:36), no volví hasta 2012 (43:06) y la mejor fue la del año pasado (41:52). Teniendo mi mejor marca de 10K en 39:30, y habiendo hecho otros 3 10K en sub 40:00, parece obvio que la Jean Bouin no es mi carrera favorita...

El objetivo, como siempre que corro, es intentar superarme. Así que el reto estaba en bajar esos 41:52 y ver si podía hacerme una idea de lo que podría pasar en Nassos... Salí fuerte, no lo niego, me sentía bien. Los primeros kilómetros son ligeramente descendentes, calles anchas a partir del km 2, y como las piernas respondían seguí manteniendo un ritmo alrededor de 3:55 - 4:00. Casi sin darme cuenta paso por el kilómetro 5, y el reloj me marca 19:44. ¿19:44? ¡Ritmo de MMP! Pero no, en Jean Bouin la segunda mitad es ascendente, y el Paralelo - Matadero nos espera a partir del kilómetro 7,5... Pude mantener el ritmo hasta el 7,5, pero en cuanto comenzó la subida al Paralelo, los 3:55-4:00 empezaron a convertirse en 4:05-4:10... Además, parece de locos, pero un 23 de noviembre y en tirantes, quejarse del calor puede sonar a locura, pero lo cierto es que hizo calor... Subí el Paralelo mucho mejor que otras veces, adelantando gente, pero no podía mantener un ritmo inferior a 4:00. Además, una vez subido el Paralelo, de propina, hay que subir por Calle Lérida, aún más dura que el Paralelo, por si a alguien todavía le quedaban fuerzas... Y para rematar la faena, justo cuando empezaba la última bajada, me torcí el tobillo y casi me tengo que parar, al final seguí corriendo pero si se me pasó por la cabeza intentar un último sprint suicida... Aún así, crucé la meta en 40:25, acabando en el puesto 436 de casi 10.000 finishers, sin haberme exprimido y sufriendo menos que otras veces en el Paralelo, pero sufriendo...

Después un desayuno reconfortante con Alberto y Emilio, y a casita a acabar de incubar esa especie de gripe que llevo encima desde hace semanas, que no acaba de llegar ni tampoco de irse... :(

Al acabar la carrera me supo mal no haber podido rascar esos 25 segundos... El embudo de la salida, el tiempo que perdí en el avituallamiento (y además me quedé sin agua), la torcedura de tobillo, renunciar al sprint final... Pero si lo veo por el otro lado, el año pasado hice un minuto y medio más que éste, y poco después hice 39:59 en Nassos.... Así que... ¿Por qué no soñar con acabar el año a lo grande? :)