Tabs

domingo, 21 de septiembre de 2014

Chicago, comienza la Peak Week



De los múltiples planes y no-planes de preparación de maratón que he probado, hay algo con lo que me he quedado y repito plan tras plan, que es la Peak Week que comienza justo 3 semanas antes del día de la carrera. La Peak Week, que descubrí en un libro del amigo Brad Hudson, es una semana en la que no se hace el mayor kilometraje, pero sí los kilómetros más intensos. 26 km a ritmo de maratón para empezar, otros 19 al mismo ritmo un par de días después, 1,5 km suaves más 2 intervalos de 15' a ritmo intenso y otros 1,5 km suaves a continuación, y 2 km easy más 12 km a ritmo de maratón más otros 2 suaves para finiquitar la semana. Luego, dos semanas bajando el volumen y empezando oficialmente el taper...

Éstas son mis últimas Peak Weeks. Por ahora la cosa empieza bien... Pues resumidamente, hoy han caído 26 km a 4:36 de media. Las tiradas largas estaban saliendo not-so-cochineras, aunque lejos de ritmos parecidos a los que espero llevar en Chicago. Pero hoy tocaba correr, y las piernas han respondido.

Berlín
Barcelona
NYC
Sevilla
Chicago
26M
4:56
4:44
4:39
4:09 (21km)
4:36
19M
4:40
4:40
4:41
4:38

Series 15'
4:18-4:18
4:28-4:31
4:16-4:24
4:24-4:26

12M
4:43
4:41
4:35
4:33


El blog sigue un poco abandonado... Mucho trabajo estos días, y el tiempo que me queda en casa, ocupado en desempaquetar cajas y preguntarme una y otra vez cómo es posible mudarse a un piso más grande y ser incapaz de volver a colocar todo lo que tenía en el piso anterior... :)

Descansaré dos días, ya que los 19M no los voy a hacer en ayunas... Así que aprovechando que el miércoles es fiesta en Barcelona, haré ese entrenamiento el miércoles por la mañana, las series sí que serán en ayunas, seguramente el viernes, y el domingo que viene haré el último día de la Peak Week, que esta vez tendrá ocho días.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Crónica de la Discovery Underground, ¡y 5 to Chicago!

Miro mi última entrada en el blog y veo 9 to Chicago... Miro mi calendario de entrenamientos y veo... ¡5 to Chicago!

Éstos días se me han pasado volando, han sido muchas cosas a la vez, la mudanza, una alta concentración de trabajo, la Discovery Underground... Sí, la Discovery Underground, este blog va de running, eso del trabajo y la mudanza está muy bien, pero lo de correr por los túneles del metro, simplemente, hace olvidar todo lo demás... :)

Para el que no sepa qué fue la Discovery Underground... Qué mejor que visitar su web (que a día de hoy todavía tiene el contenido que había antes de la carrera):

http://discoveryunderground.es

Aún recuerdo cuando me enteré de que había sido seleccionado. Me avisó un amigo bloguero, me dijo que había visto mi nombre en la lista, fui a verificarlo, y entonces empecé a reírme, levantar los brazos y correr por toda la casa!!! Mi hijo salió corriendo a decir "Mamá, papá se ha vuelto loco, no sé qué le pasa!"... :)

Al día siguiente recibí una enigmática llamada que me comunicaba que había sido elegido, así como la hora exacta a la que debía presentarme en Plaza Universidad. Pasaron las semanas... Y un par de días antes de la carrera, una última llamada para verificarlo todo y recordar que podíamos llevar una bolsa para dejar nuestros trastos.




El 28 de agosto, día de la carrera, me presenté en Plaza Universidad puntual como un reloj. Y cuando llegué, había una cola como de 250 persona esperando para recoger los cachivaches necesarios. Algunos ya paseaban con su casco por la plaza... :) Se veía ambiente festivo pero también ganas de correr. Que una cosa no quita la otra. El tío del megáfono iba dando instrucciones a los pacientes corredores que esperaban su turno. Continuamente, haciendo hincapié en el carácter no competitivo de la carrera. Sé que la carrera no era competitiva... Pero te pedían indicar tu marca en 10K... ;) Sabiendo que se trataba de una carrera no competitiva, creo que elegí correctamente la foto que envié con mi candidatura, una foto en la que apenas se refleja mi carácter ultracompetitivo cuando se trata de correr... ;)


Una hora larga conversando con los compañeros en la cola, el tío del megáfono recordando el carácter no competitivo, indicando que saldríamos por grupos, pero claro, que la carrera no era competitiva y los grupos simplemente estaban hechos para que no saliera todo el mundo junto... Aunque no hay que ser muy espabilado para pensar que si los grupos no son de corredores con marca parecida, de poco sirven...

Indicaciones sobre los peligros de la carrera: cuidado con los galápagos y las traviesas, tranquilos que no hay ratas y si las hay son pequeñas, acordaos de que la carrera no es competitiva, tendremos agua en dos puntos de la carrera, y al acabar el último corredor, nos haremos unas fotos y volveremos en bus a Plaza Universidad.

Finalmente, cuando llegó mi turno, una sonrisita al descubrir que estaba en el primer grupo, así que saldría de los primeros, pese a que la carrera no es competitiva... :D




Un poco de caos en el guardarropa, y poco de hidratación antes de salir, y sobre la 1:40am del viernes 29 de agosto, ya estaba bajando a las vías del tren, un sueño que tengo desde que era bien pequeñito, con mi casco, mi camiseta azul de Discovery Max y muchas ganas de correr. A mi alrededor, galgos con cara poco competitiva, jejejeje, y muchas ganas de fiesta y de correr. Se fueron colocando todos los grupos en orden, ni un problema, nadie colándose, todo el mundo en su sitio, todo muy bien organizado, por delante mucho galgo, por detrás Julio Salinas, y a la 1:47am en punto, ¡la salida!




La sensación es muy difícil de describir... Una de las cosas que me gustan de correr una maratón es saber que toda una ciudad, durante unas horas, es propiedad de los corredores, calles cortadas, coches bloqueados, policía dedicada... Una ciudad al servicio de la fiesta del running. Y esta vez, no fue una ciudad, sino que nada más y nada menos una infraestructura tan compleja como es el metro, de la que muchas ciudades carecen, lo que estaba al servicio de 300 afortunados corredores que iban a disfrutar de sus túneles, galápagos, traviesas, cambios de vía, rejillas sueltas, subidas, bajadas, estaciones...

Empezamos a correr como si detrás hubiera salido un metro a 4:20 km/min, por un suelo irregular, liso la mayoría del tiempo, pero con múltiples sorpresas por el camino. Como se ve en la foto de la salida, íbamos en fila de uno, y para adelantar, había que dar un saltito fuera de la vía, adelantar rápido, y dar un saltito de vuelta, mientras los tobillos rezaban en latín...

Salí muy animado, en la parte de atrás del primer grupo, y empecé a adelantar gente jugándome los tobillos y una buena caída. Pero vamos, que si sólo 400 personas en el mundo han corrido por los túneles del metro, no iba a ir al trote, en fila de uno y disfrutando del paisaje... Había que salir a cuchillo y punto, seguro que lo entendéis... ;)

Claro, sin GPS no tenía ninguna referencia de ritmo, pero las caras de los que llevaba al lado y mi respiración me decían que íbamos fuerte. Pasaron las estaciones, los galápagos, los cambios de vía (la parte más divertida), el calor era asfixiante, se podía respirar bien, alguno creo que ha exagerado un poco por la tele, :) , el agua sentó de maravilla, el grupo se fue estirando porque de no competitiva nada, la peña iba dándolo todo, pude alcanzar a algunos corredores más ya en la segunda mitad de la carrera, lo pasé un poco mal en la subida a partir de Sagrada Familia, lo pasé mejor en la posterior bajada, y después de 43 minutos y 39 segundos, completé los teóricos 10,10 kilómetros, así a ojo entre los 10 ó 15 primeros, no había más que ese número de corredores suplicando agua y Aquarius en la llegada... :)

El diploma conmemorativo, es simplemente espectacular. Una tarjeta de metro (como decimos en Barcelona, cuando pido una tarjeta en Madrid siempre me miran mal) gigante, una toalla enana, comida, y por supuesto, el caso, el oscuro objeto de deseo de todos los que estábamos ahí... :) El momento de la entrega, aquí en el Telediario de la 1, minuto 37:15... ;)




Y la versión reducida aquí abajo... ;)



Me senté a esperar que llegara el resto de los corredores, para las últimas fotos de familia, volví a charlar con los compañeros de la cola, y, sobre las 4:00am, cuando ya estábamos listos para coger el autobús de Gorg a Plaza Universidad, pues me dije...

Mañana tengo mudanza, montar muebles, descargar cajas... Va a ser un día duro... Pero qué leches... ¿Qué hago yo esperando un autobús que me lleva al centro de Barcelona, si estoy a 6 kilómetros y medio de casa? Así que... Puse el Forerunner en marcha, esta vez sí, con GPS, enfilé el camino hacia el río, tras algunos titubeos fruto de mi nulo sentido de la orientación, y poco antes de las 5:00am estaba dándome una ducha en casa antes de dormir un par de horas y empezar a montar muebles... :) Fueron 6,5 km a 5:51, con una bolsa de recuerdos, el diploma y el casco, que me sentaron muy bien para recuperar de los 10 km a 4:19 de la Discovery Underground 2014... ;)

domingo, 17 de agosto de 2014

9 to Chicago, and two more!

La 9 to Chicago ya es historia. Por ahora, la semana con más carga del plan, 69,04 km, no creo que vaya a hacer mucho más de ese kilometraje ninguna semana, excepto cuando toque tirada larga de más de 26 kilómetros. Bueno, rectifico, cuando toque no, cuando la haga. Porque mi no-plan consiste en correr en función de lo que el clima, la cabeza y las piernas me digan.

El domingo pasado fueron 26 a 5 pelaos.

El martes, 9,58 km a 5:20, ni fu, ni fa. Rodaje suave, esfuerzo moderado, aún me acordaba del domingo, sin ganas de pelear contra el viento. Sí que salieron 4 km entre 5:01 y 5:13, pero no llega a ser un rodaje tempo aunque algo sí que hay que correr a esas horas para rodar cerca del 5:00... :)

El miércoles, cochinerus maximus, 9,53 km a 5:54. El martes por la noche el fútbol (por la tele, que yo ya no juego) me tuvo despierto más de lo debido, y a la mañana siguiente el cuerpo pedía descanso.

Y el jueves ya tocaba meter un día más serio de calidad, series, esta vez de 2000, que salieron mucho mejor que las de 1000 de la semana anterior, 15 minutos suaves, 2000 con viento a favor a 4:20, 2000 con viento en contra a 4:30, y último 2000 con viento en contra a 4:20. El cochinero del día anterior hizo milagros.

Descanso el viernes, y el sábado, los 14 clásicos por el Fórum en ayunas, que fueron 14,3 km, a 4:55. Parece que las piernas quieren guerra el día antes de la tirada larga...

Y hoy, tirada larga. ¿De cuánto? Pues no lo tenía claro. Salí con medio litro de Powerade, desayuné bien pronto, y a las 8:23am empezaba a correr. Día fresco, cielo encapotado, ideal para correr en agosto. Algo de humedad, pero ha habido días más húmedos. Después del primer kilómetro para entrar en calor, veo que por el río voy por debajo de 5:00 y muy cómodo. Por el litoral, entre 4:50 y 4:59. Y sin sensación de desgaste, el sol estuvo cubierto prácticamente todo el tiempo, la temperatura era incluso agradable, seguí hasta el hotel W, kilómetro 13, así que si no había accidentes volvería a hacer 26 km como los dos domingos anteriores.

De vuelta, ritmos parecidos, un par de segundos más lento quizá, pero sin bajones ni cansancio excesivo, así que, llegando al río, me dije... ¿One more?

El viento en contra se notaba, 5:05 por el río, había bajado el ritmo, pero no mucho. Otra vez por debajo de 5:00... Así que... Hoy era el día para alargar el entrenamiento. En el punto de retorno, pensé que si en vez one more hago two more, serían 30 km los que me llevaría a casa... El primer more salió bien, no me lo pensé dos veces y alargué otro kilómetro la ruta por el río, y ahora sí, al dar la vuelta, con casi 28 kilómetros en las piernas, comprobé que estuve corriendo con bastante viento en contra por el río, tanto, que esos dos últimos kilómetros, ahora con viento a favor, salieron a 4:44 y 4:46.

30 kilómetros me llevé a casa a 4:59 de media, en 2:29:43. No sabía que hoy era un día de tirada larga de 30 km, qué cosas tiene este plan... ;)


domingo, 10 de agosto de 2014

Y la sorpresa es...

Acabó la 10 to Chicago y empezamos la 9 to Chicago... El plan sigue intacto. Tirada larga el domingo, un día de rodaje tempo, uno de velocidad, y dos cochineros, uno suave y corto entre semana, y otro más largo el sábado.

El domingo pasado la semana empezó bien, me sentí fuerte en los 26 kilómetros que hice. El lunes estaba cansado, la deshidratación y el esfuerzo hicieron mella, y el martes aún lo noté el empezar el rodaje, me sentía pesado y algo falto de fuerzas. Empecé a 6:08, otro kilómetro a 5:40, luego 5:21... Y como el cuerpo iba entrando en calor sin prisas, en vez de calentar 3 kilómetros y luego rodar a ritmo tempo, improvisé un progresivo, metiendo una marcha más en cada kilómetro, 5:09 el cuarto, y ya con viento en contra, 5:03, 4:52, 4:44, 4:32 (ummmm), y 4:17 (sí!!!!)... 500 metros más enfriando, y vuelta a casa, con la segunda magic bullet en el bolsillo.

El miércoles me lo tomé con mucha calma, un cochinero de 9,5 km a 5:56... Porque por la tarde tenía fútbol... Sí, dije que nunca más... :) Y creo que ahora sí, fue la última. El fútbol desgasta, y con el calor, aún más. El jueves no salí, obviamente, y el viernes intenté hacer un 5x1000, y los miles salieron a 4:33, 4:36, 4:27, 4:36 y 4:33... Me cuesta llamar series a eso...

Y el sábado, aún arrastraba el cansancio de una semana intensa de trabajo, el fútbol y el simulacro de series del viernes. Fueron 14:17 km por la hierba del río y el puente del Fórum a 5:29 de media, en ayunas.

Y hoy ha empezado la 9 to Chicago... 9 semanas, dijo así parece poco, pero aún son dos meses enteros. El pronóstico del tiempo, aterrador, 32 grados de máxima... Así que si quería entrenar sin morir en el intento, no tenía otra opción que levantarme a las 5:00am, desayunar, punto 8, hacer la digestión, enseñar a mi hijo como funciona el Gimp, y salir antes de las 8:00am a correr. Sin plan fijo, según me viera de fuerzas, 20, 22, 24 ó 26 kilómetros... Empecé suave por el río, costaba arrancar, 5:45 el primero, pero luego más o menos a 5:05... Ya por el litoral, coqueteando con el 4:55, y llegando al km 12, temiendo que apareciera el canas, o quizá esperando un nuevo reto, opté por el one more y me planté en el hotel W con 13 km en las piernas. Media vuelta, un gel, y mejores sensaciones, el sol aún era un rival asequible, aunque la humedad ya me tenía empapado desde la salida... Piloto automático por debajo de 5:00, vuelta al río, parada en la fuente, sombra y viento en contra, que dificultaba el ritmo pero que hacía que el calor fuera mucho más llevadero, y aún me permití el lujo de hacer el último kilómetro a 4:43, para cerrar los 26 km a un ritmo clavado de 5:00.

El plan sigue en marcha, los ritmos de las tiradas largas, los mejores a estas alturas del plan si los comparo con veranos anteriores. Así que hay razones para soñar... :)

Decía que el plan sigue, pero se me ha presentado un objetivo intermedio para finales de este mes... Una 10K a finales de agosto, a las 2:00am y por los túneles del metro de Barcelona... Como para decir que no... :) Sí, hablo de la Discovery Underground.



Vi el anuncio en Discovery Max, la única cadena de la TDT que veo con mis hijos, y pensé... Tengo que estar ahí... Sabía que en la edición que se hizo en Madrid se presentaron más de 9.000 candidatos. Y en Barcelona, al final fueron más de 15.000, de entre los cuales se seleccionarían sólo 300... Había que enviar una foto, contar una historia... Y creo que mis zombis hicieron el resto... ;) Así que tengo una aventura nueva que contar, pero eso será dentro de poco menos de 3 semanas. Mientras, el plan sigue.

domingo, 3 de agosto de 2014

El canas, la chica y el isidro lobo

Ya estoy en modo maratón, y los domingos son días de tirada larga. En verano, el calor puede ser un factor que convierta un entrenamiento suave en un infierno, o un entrenamiento presumiblemente aburrido en toda una aventura.

La semana pasada empezó con un ejemplo de cómo el sol me puede echar a la lona y dejarme virtualmente KO... El sábado 26 de julio acabé la semana 12 to Chicago con un rodaje cochinero de 14 kilómetros casi a las 11 de la mañana... 28 grados... Fui por la hierba del río, sin forzar lo más mínimo, guardando fuerzas para empezar la semana 11 to Chicago con energía. Salieron 14 kilómetros a 5:17. Y acabé la semana con 63,25 acumulados. Sí, cuento las semanas de domingo a sábado, es lo que pasa por leer tantos libros americanos de running... :)

Y la 11 to Chicago empezó el domingo 27 de julio. Salí a las 10 de la mañana... El día parecía no excesivamente caluroso... Pensaba hacer unos 23 kilómetros, 2 más que el domingo anterior. Llevé medio litro de Powerade y otro medio de agua. Empecé a correr... Seguí corriendo... Bebía, bebía y bebía... Paraba en las fuentes... Dí media vuelta cuando llevaba 11,5 km, que salieron a ritmos de entre 5:05 y 5:15... La humedad era alta... El calor empezaba a hacer acto de presencia... Y los ritmos a partir del km 15 cayeron a más de 5:20... Calor, sufrimiento, humedad... Me bebí tres fuentes enteras antes de llegar al río a completar los últimos 5... 19 y 20 a 5:22 y 5:32... 21 a 5:45... 22 a 5:40... Y lo que no recuerdo haber hecho nunca... Paré... Tiré la toalla y dejé de correr, apagué el Forerunner en el kilómetro 22 e hice los últimos 1000 metros andando, deshidratado, empapado en sudor y cansadísimo... No fue una buena idea acabar el entrenamiento casi a las 12 del mediodía de un caluroso día de finales de julio...

Pero por suerte me recuperé del esfuerzo y el martes ya estaba recorriendo el río por la mañana, 3 kilómetros Easy, luego 6 en progresión, empezando a 4:55 y acabando a 4:28 y últimos 800 metros a 4:47. Trabajando un poco el ritmo tempo. Estamos a martes y ya he usado dos de las tres magic bullets.

Miércoles cochinero de 9,5 km a 5:33, y jueves un fartlek como el de la semana anterior, tercera magic bullet, 10 minutos calentando, y luego 2 minutos a ritmo intenso y otros 2 suaves, hasta completar 30 minutos siguiendo ese patrón. Los duros entre 3:51 y 4:02 con viento favorable, entre 4:04 y 4:12 con viento en contra. 8 minutos enfriando y a casa. Buenas sensaciones, definitivamente el domingo lo que me dejó seco fue el calor...

El sábado repetí la ruta por el río y el puente del Fórum, 14,2 km a las 7:20, a ritmo de 5:06. Cómo cambia madrugar y correr más fresco... Semana completada con 65,15 km.

Y hoy domingo tocaba ver si el cuerpo se enfrentaba mejor una tirada larga.

Si quiero entrenar a ritmos parecidos a los de la preparación de Sevilla, salvando las diferencias de entrenar en verano en vez de en invierno, los domingos tocará levantarse a las 5:00am, desayunar, hacer la digestión, y no salir más tarde de las 8:30am a correr. Así lo hice. Con la digestión bien hecha y el punto 8 cumplido, a las 8:17am salí hacia el río con medio litro de Powerade y un cuarto de litro de agua. El sol pegaba fuerte pero a esas horas de la mañana aún es soportable. Por el río ya salían ritmos de entre 4:50 y 4:55. Saliendo del río, hasta el km 11, casi todos clavados a 4:55. Pero en el 12 pasó algo...

A veces lo que parece un entrenamiento tranquilo y hasta aburrido puede transformarse en algo muy distinto según con quién te encuentres...

Ahí delante tenía a el canas... Un runner maduro, creo que mayor que yo, pelo canoso, auriculares, buen estilo corriendo. Un runner más de los muchos con los que me encuentro, adelanto (algunos), me cruzo (muchos) o me adelantan (pocos y a regañadientes). Mi ritmo era de 4:55, calculo que él iba a 5:00. Voy más rápido que él, me pongo a su lado y cuando voy a rebasarlo parece que cambia de ritmo y se pone a mi altura... Yo sigo a 4:55, voy cómodo y no quiero hacer el loco pues el sol sigue subiendo... Tengo la sensación de que el canas aprieta un poco el ritmo y me saca un par de metros... Bueno, vamos a jugar entonces... No voy mal, los entrenamientos a ritmo fijo son buenos, pero meter un poco de rock and roll a los rodajes siempre me ha gustado, así que acelero un poco y me pongo a rueda. El Forerunner ya empieza a marcar 4:50 el kilómetro. Cuando me voy a poner a su altura, vuelve a aumentar un poco el ritmo. Así seguimos y el 12 sale a 4:47...

Estamos a un kilómetro del hotel W, mi idea es dar la vuelta en el hotel y volver para casa. Seguramente el canas irá por otro lado, el pique no parece que vaya a durar mucho. Seguimos en dirección al hotel, el canas no quiere que me ponga a su lado, voy chupando rueda como se dice vulgarmente...

Paseo del Mare Nostrum, acercándonos al hotel las hostilidades empiezan a ser manifiestas... El canas y el isidro lobo continúan marcándose, me llego a poner a su lado pero eso ya supone ir a ritmos de 4:46 con el sol empezando a apretar... Pues resulta que el canas está haciendo mi ruta, marcamos el 13 a 4:46 justo delante del hotel, doy la vuelta siguiendo el paseo y él sigue recto, parece que va a llegar a la pared y ahí parara y estirar, es lo primero que pienso, yo doy la vuelta y sigo, pero escucho como si el canas diera una palmada en la pared de cemento, como retándome, y se me pone a rueda, de inmediato. Ya estamos de vuelta por el paseo, se me ha vuelto a poner delante mirándome de reojo, esto ya es muy serio...

Y entonces, el tercer invitado, la chica. Una runner bastante más joven que nosotros, piernas largas, zancada elegante, y un buen ritmo de carrera... Imagino que cuando un par de hombres de avanzada edad la adelantaron a un ritmo de 4:40, no aceptó la idea de buena gana y aumentó su ritmo hasta dejarnos unos metros atrás...

Así fuimos unos minutos, el canas se podía a su lado, la chica reaccionaba de inmediato y aumentaba el ritmo, y cuando se había alejado unos metros, volvía otra vez a ese exigente 4:40 que llevábamos... Y el isidro lobo al acecho...

Llegamos a la subida del Paseo del Mare Nostrum. Una subida corta pero que a ese ritmo y con esa temperatura se me atraganta... He ido a rueda de mis compañeros de viaje mientras luchaban por la cabeza de carrera, pero en la cuesta cedo algo de distancia y veo que la chica se va unos 10 metros por delante y el canas anda a unos 5 entre ella y yo...

Acaba la cuesta, seguimos por el paseo marítimo, entre turistas y gente paseando, el grupo de 3 marcha a 4:43 y las posiciones se empiezan de nuevo a apretar...

Los acelerones de la chica son cada vez más cortos y menos rápidos... Aunque parece que el canas ya está llegando a su límite... Un ataque más de el canas, la chica que reacciona a duras penas, lo justo para separarse unos metros, y el canas paga el esfuerzo y ya no puede seguir al ritmo que llevamos... Le paso cómodamente, ya me he recuperado del esfuerzo de la subida, y le dejo atrás fácilmente... Esto ya es un uno contra una... :) Espero pacientemente el momento de dar el hachazo... Un pequeño puente y una ligera subida, antes de llegar a las Torres Mapfre, ésta es la mía... Voy a unos 5 metros de la chica, cambio de ritmo, veo que me acerco, aún me queda gasolina para cambiar de ritmo si hace falta, sé que va a apretar, así lo hace cuando me pongo a su lado, ahora soy yo el que cambia de ritmo, me pongo de nuevo al suyo, y justo al inicio del puente ahora sí, le doy el hachazo definitivo y la sobrepaso cuando ya va al límite... Giro hacia al Puerto Olímpico, mantengo el ritmo cómodamente y no miro atrás, paso por los chiringuitos del paseo, Avenida Litoral, ya no me sigue nadie, el isidro lobo ha estado al acecho durante muchos metros y al final ha sabido cuándo tocaba atacar, han sido unos kilómetros espectaculares, con dos desconocidos y un sano pique al lado de la playa... :D

Completo el 17 a 4:54, me relajo un poco, y unos segundos por debajo del 5:00, con el sol ya calentando de lo lindo, llego al río con una sonrisilla que no puedo ocultar... :) Parada en la fuente, me mojo la cabeza, bebo, y vuelta al río esperando no sufrir más de la cuenta. Por suerte, a esas horas todavía hay sombra y aún con el viento en contra, los ritmos siguen constantes, entre 4:53 y 5:03, incluso me queda gasolina para hacer el último a 4:48 y acabar, ahora sí, una tirada larga en condiciones de 26 km a 4:55 de media, con bonito pique incluido.



Empieza bien la semana 10 to Chicago... Ya se ha acabado la montaña y el fútbol... Ahora, asfalto y kilómetros hasta octubre... Aunque tengo una sorpresa para final de mes que ya contaré con más detalle... ;)

sábado, 2 de agosto de 2014

Cómo recuperar la sincronización automática entre rubiTrack y Garmin Express

Hace mucho tiempo descubrí rubiTrack, un programa para Mac que sirve para guardar los entrenamientos, mostrar gráficas, mapas, agruparlos por distancia, controlar cuántos kilómetros llevamos con cada par de zapatillas, y todas esas cosas que tanto nos gustan a los geek-runners... :)

Pagué por el programa, contento porque me ofrecía lo que necesitaba, y durante muchos meses me sirvió para tener al día mis entrenamientos, gracias sobre todo a que la transferencia de actividades entre Garmin Connect y el programa era auto-mágica. Llegar a casa, conectar el USB y dejar el Forerunner al lado, esperar a que se sincronizara el entrenamiento con Garmin Connect, y luego, normalmente por la noche, abrir rubiTrack, pulsal cmd+y, y esperar a que las actividades se sincronizaran entre ambas plataformas.

Hasta que un día, Garmin cambia su Ant Agent por Garmin Express, y de repente, la magia desaparece...

Pero eso de la magia es un decir. Me encanta esa frase que dice "Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia"... Pero, como tecno-geek que soy, sé que esa magia no existe, que hay una tecnología detrás, y que muchas veces es más sencilla de lo que pensamos.

En el caso de la sincronización mágica entre Ant Agent y Garmin Connect con rubiTrack, la magia era tan sencilla como que rubiTrack sabe dónde guarda Garmin una copia de las actividades antes de subirlas a Garmin Connect. Sabiendo dónde se guardan, simplemente, hay que ir a ver si hay alguna actividad nueva que no exista en rubiTrack, es decir, que no sea del mismo día a la misma hora, y en caso de encontrarla, añadirla a la lista de rubiTrack.

¿Y dónde están esas actividades?

Es tan sencillo como encontrar dónde están guardados esos ficheros de Garmin, que en este caso, tienen la extensión .FIT

Soporte de Garmin

En mi caso, la ruta es:

 /Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/Devices/3827488504/Activities  

Hasta que, al actualizarme a Garmin Express, dejaron de estar ahí...

Esta vez, en vez de bucear por los foros de Garmin, le pedí al Mac que me busque todos los ficheros .FIT que hay en mi ordenador. En realidad, entiendo que estarán en mi carpeta de usuario, así que en vez de buscar en todo el disco, que tardaría más, simplemente escribo en un Terminal:

 find /Users/isidro -iname "*.fit"  

Y en menos de un minuto, ya empiezan a salir las actividades que dejaron de sincronizarse...

 /Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/GarminConnect/-3827488504/Upload/FIT_TYPE_4/2014-07-25 04:19:09 +0000_570.fit  

Bueno, ya sabemos dónde están ahora. rubiTrack no es código abierto, así que no puedo modificar el código fuente y volver a compilarlo. Pero sí que puedo hacer un truco muy sencillo. Como las actividades de Ant Agent ya no las necesito, porque Ant Agent ya no está ni instalado, lo que voy a hacer es engañar al sistema de archivos del Mac para que piense que la carpeta donde están las nuevas actividades es en realidad es la carpeta donde estaban las anteriores.

Primero, cambio de nombre la carpeta de Ant Agent, para no perder mis actividades:

 mv "/Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/Devices/3827488504/Activities" "/Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/Devices/3827488504/Activities_"  

(Ojo, todo en la misma línea. Si queréis probarlo en vuestro Mac, obviamente hay que cambiar "isidro" por vuestro nombre de usuario, y "3827488504" por el código de vuestro Garmin)

Esto hace que la carpeta Activities donde están mis entrenamientos grabados con Ant Agent, pase a llamarse Activities_

Y ahora, creamos un enlace simbólico entre la carpeta donde están las nuevas actividades, y una carpeta virtual que tiene la misma dirección que la que usa rubiTrack para sincronizar las actividades. En mi caso:

 ln -s "/Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/GarminConnect/Forerunner 310XT-3827488504/Upload/FIT_TYPE_9" "/Users/isidro/Library/Application Support/Garmin/Devices/3827488504/Activities"  

Esto hace que el Mac crea que existe una carpeta donde estaba la que hace un momento habíamos cambiado de nombre, que en realidad es un enlace simbólico a la carpeta donde están los archivos de actividad nuevos.
Volvemos a rubitrack, cmd+y esperamos un poquito, y listo, las actividades de nuevo se sincronizan.

Si usáis Windows... Seguramente es igual de sencillo... :)

viernes, 25 de julio de 2014

El hombre que asfaltaba el río...

Lo he pasado muy bien en estas últimas aventuras por montaña, pero la cuenta atrás ya ha comenzado y mi nuevo no-plan de entrenamiento ya está en marcha, mucho asfalto, mucho río Besós y muchos kilómetros me esperan, algo más aburrido que el Turó del Pollo y sus secuaces, pero necesario para intentar que en mi próxima maratón las cosas salgan bien.

Estos días tocará volver a acostumbrar al cuerpo al kilometraje clásico de una semana de entrenamiento maratoniano. Últimamente no había llegado a 50 km semanales ni de lejos. Pero ese kilometraje va a ser el mínimo con diferencia en lo que me queda hasta el 12 de octubre.

La semana pasada aún fue corta en distancia recorrida. Los 9 kilometrillos, incluyendo 6 a ritmo maratón del domingo 13 de julio, más dos cochineros de 9,5 km el martes y miércoles siguientes, y un 5x1000 (miles entre 4:10 y 4:22) el viernes para acabar dignamente la semana, sumaron en total unos 37 km que realmente saben a poco...

Pero esta semana ya empieza la cosa a ponerse más seria. El domingo hice la primera tirada larga de asfalto en muuuuuucho tiempo. Será una manía mía, pero si voy a hacer más de 18 kilómetros, ya me animo y en vez de dejarlo en 20 hago al menos una media maratón... :) Fueron 21,24 km a un ritmo de 5:05, rodando mucho tiempo por debajo de 5:00, pero pasándolo un poco mal al final por el calor y la falta de previsión que me hizo confiarme y llevar menos líquido del que habría necesitado. Pese a eso, buenas sensaciones, parece que el cuerpo aún recuerda lo que le toca al maratoniano los domingos por la mañana... ;)

El lunes el cuerpo pedía marcha. Es en lo que consiste mi no-plan. Me gustó la teoría del adaptive running de Brad Hudson, y desde que lo puse en práctica he ido mejorando mis marcas y voy a seguir fiel al método. El método consiste en no tener un plan definido, día a día, ritmo a ritmo. El objetivo es combinar las three magic bullets de Don Fink, rodaje largo, rodajes tempo y series rápidas, pero en función de lo que pide el cuerpo, las sensaciones del día anterior y las del mismo momento de salir a entrenar, y lo que nos dice en instinto. Así que, aunque el día anterior hubiera hecho la tirada larga, el lunes hice 9,55 km a un ritmo de 5:01, que a las 5:30am lo clasifico como un rodaje tempo...

Parte del adaptive running y de cualquier plan es asimilar los entrenamientos con días más relajados y descanso total. El martes, el cuerpo pedía rodaje cochinero, y lo entiendo. Así que me regalé otros 9,53 km cochineros a 5:34. Y el mismo martes por la noche fútbol, de portero, menos arriesgado para mis tobillos, y el miércoles por la noche más entrenamiento cruzado, esta vez un partido de pádel con amigos y unas cervecitas para celebrarlo, y el jueves descanso runner de nuevo... :)

Dos días sin correr es mucho, así que hoy viernes gasté la tercera bala, con un fartlek, 10 minutos calentando, y luego 6 intervalos de 2 minutos a ritmo de 10K (entre 3:58 y 4:09 con viento a favor, y entre 4:12 y 4:15 cuando soplaba en contra) y otros dos minutos a ritmo E, para acabar enfriando otros 10 minutos antes del inmerecido desayuno.

Mañana quiero hacer los 14 kilómetros clásicos de los sábados, y acabar la semana con 63.

Aún faltan 11 semanas, pero aquí empieza a oler a maratón...